En los días de aislamiento social por Coronavirus, resulta ideal aprovechar el tiempo para realizar algunas cosas que generalmente no se pueden hacer debido a las muchas actividades diarias. Especialmente lo referente al cuidado personal, cuidar la piel, el rostro, el cabello y el cuerpo en general.

Una rutina eficaz que se adapta a todo tipo de piel

Es bien sabido que para cada tipo de piel debe existir un tratamiento diferente, así que lo primero que se debe hacer es conseguir el tratamiento o producto adecuado para la piel que se tenga.

Piel grasa: Las pieles grasas se caracterizan por su brillo y textura gruesa, así como también el poro grueso y dilatado y pueden presentar enrojecimiento por su sensibilidad.

La mejor forma de cuidar la piel grasa es iniciar con una limpieza profunda pero delicada, seguidamente la tonificación para ayudar a cerrar un poco los poros y eliminar cualquier impureza o suciedad que pueda quedar y por ultimo la hidratación. Para esto hay que considerar que en este tipo de piel existe un desequilibrio en cuanto a la cantidad de grasa, pero su hidratación es baja. Por tal motivo se recomiendan cremas hidratantes que aporten la hidratación necesaria y que permitan refrescar la piel.

Piel seca: La piel seca tiene una textura fina y es algo apagada. Se presenta cuando no hay suficiente hidratación y es propensa a lucir fláccida y envejecer prematuramente. Cuidar la piel seca no es demasiado difícil.

Una buena limpieza con productos limpiadores específicos en crema como geles que contengan aceites y sin detergentes serán los mejores. Se pueden utilizar algunas leches limpiadoras para conseguir una buena limpieza facial. De igual forma, la tonificación debe realizarse con tónicos de hidratación y que sean libres de alcohol, ya que pueden causar daños no deseados y arruinar el tratamiento.

Su hidratación es muy importante, el serum en textura aceite es ideal para aportar la elasticidad necesaria. En caso de no tener serum, basta con aplicar una crema hidratante para el rostro, si es con propiedades nutritivas será mucho mejor para tratar de combatir la carencia de grasa y cuidar la piel un poco más.

Rutina para una cuidar la piel normal, fácil y aprovechando la cuarentena

La piel normal se caracteriza por ser tersa y sana, sus poros no son dilatados y se puede sentir suave y aterciopelada. Aunque puede presentar deshidratación, granos o manchas, es fácil de tratar, pero siempre con productos para cuidar la piel “normal”. En casos puntuales como la aparición de granos hormonales, se pueden tratar con algún tratamiento puntual, aunque nunca con productos destinados a pieles grasas.

Para una limpieza adecuada se recomienda usar leches limpiadoras o productos jabonosos. Cada producto y su textura dependerán del gusto de cada persona individualmente. Para eso existen variedades de productos. En cuanto a la tonificación, se debe utilizar el indicado para piel normal que ayude a equilibrar el PH de la piel, así como contribuir a la eliminación de cualquier rastro de sucio o impureza que quede después de la limpieza.

Su hidratación de igual forma debe hacerse con productos para piel normal, y que siempre se mantenga un equilibrio en hidratación y nutrición. Se pueden conseguir productos con vitamina C, sábila, etc. los cuales benefician grandemente. Además de estos cuidados, se puede integrar al tratamiento para el cuidado de la piel las mascarillas hidratantes y nutritivas con productos profesionales o naturales. Y lo más importante es ser constante con el cuidado y el tratamiento para mantener la piel perfecta durante la cuarentena en casa.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!