Es común que, en el invierno, la piel sufra deshidratación y que durante el día se ponga reseca, tirante y con falta de flexibilidad, además puede presentar sensación de tirantez, ardor o escamas. Esto es, debido a los factores del ambiente. Por lo tanto, estas son algunas claves se deben tener en cuenta este invierno para evitar la deshidratación.

El agua es fundamental para cuidar la humectación de la piel y dejar atrás ese aspecto de resequedad, además, de aportar nutrientes a nuestras células. Se recomienda beber al menos 1 litro de agua al dia.

También están los aceites naturales, como el de almendras, aceite de coco, aceite de rosa mosqueta, aceite de oliva virgen extra, para mantener la piel joven sin signos de envejecimiento prematuro.

La manera ideal de aplicarse es, realizar masajes con unas gotitas del aceite, antes de ir a dormir, para que actúen durante la noche.

Las frutas aportan diferentes vitaminas como el kiwi, mango, piña y palta. Para potenciar el beneficio de la piel, también están los vegetales que se deben consumir diario. Por ejemplo, el kale, brócoli, espinaca. Con esto, se puede consumir además en batidos, para la compensación de verduras durante el dia.

Usar un jabón neutro o delicado

Además, es importante usar un jabón neutro o delicado para la piel del rostro con la finalidad de eliminar la grasa acumulada del cutis y la obstrucción de poros. Por lo general, se recomienda lavar el rostro dos veces al día, por la mañana y por la noche, antes de dormir.

Por último, se recomienda exfoliar el rostro dos veces a la semana, para eliminar toxinas y preparar la piel ya sea para un maquillaje diario, esto hará que perdure durante el día, ya que permite que la epidermis quede limpia y tonificada lista para aplicar los productos diarios. La piel lucirá más fresca y reluciente.

Consejos para exfoliar la piel en el invierno

Si la piel está sensible o seca por el frío u otros factores, lo más recomendable es ir a un dermatólogo donde pueda examinar al paciente y atender las necesidades de cada piel. No obstante, se puede seguir los siguientes consejos que pueden ayudar durante la etapa de exfoliación rápida y eficaz.

Desmaquillar y limpiar el rostro con un jabón neutro con agua tibia. Exfoliar el rostro por las noches, antes de dormir, ya que la piel ya no estará expuesta hacia algún agente externo. Exfoliar por 15 minutos y aclararlo con agua templada. Para finalizar, utilizar una crema hidratante o serum, según sea tu caso.

Está demostrado científicamente que una alimentación equilibrada, incluyendo frutas y verduras, mejora el rendimiento del cuerpo y la capacidad de defenderse de cualquier enfermedad de la piel.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!