El dolor de espalda puede ser un gran problema ya que la persona no puede cumplir sus tareas diarias a las que está acostumbrado, además sufre de molestias y dolor.

El dolor de espalda puede ir desde un pequeño dolor insistente hasta un dolor de repente punzante que dificulta el movimiento. El dolor de espalda acarrea ciertos problemas porque no te permite que realices los movimientos que habitualmente haces, como, por ejemplo: subir y bajar escaleras, agacharte, recoger cosas pesadas, todo esto va a impedir que lleves una vida normal y esto te va a afectar en tu vida personal.

Tipos de dolor de espalda

Existen distintos tipos de dolor de espalda, están: la lumbalgia, dorsalgia y cervicalgia. La primera es la más frecuente, que afecta la parte baja de la columna. Por el contrario, la cervicalgia no son tan frecuentes, aunque presenta muchas molestias, de igual forma.

Los dolores de espalda se pueden presentar de una forma repentina con un dolor agudo, que puede durar como máximo 6 semanas. mientras que hay otro tipo de dolor que es el dolor crónico, que puede durar hasta más de 3 meses.

Causas

El dolor de espalda se puede deber a distintas causas. Por ejemplo, el dolor lumbar o lumbalgia se puede deber a músculos muy tensos, alguna hernia o fractura. El dolor por cervicalgia se produce por una inflamación muscular que se presenta por debilidad en la persona actividades deportivas o acciones repetitivas. La artritis y la mala postura puede ser otras causas de dolores de espalda.

Tratamientos para dolor de espalda

Aunque los dolores espalda, a menudo desaparecen con un simple descanso, hay otros que perduran.

Si el dolor de espalda persiste luego de varias semanas es importante tomar algún tipo de antiinflamatorios y analgésicos. Los más recomendados son el ibuprofeno o paracetamol y cualquier tipo de relajante muscular que sirva para desinflamar los músculos que presentan dolor. Es importante no hacer algún movimiento brusco en este tiempo, descansar, colocar compresas de agua caliente en la zona para desinflamarla.

Además, es esencial acostumbrarse a mantener una postura adecuada. De igual forma se debe tener cuidado al agacharse o levantar objetos de mucho peso.

Remedios naturales

El jugo de limón con sal: Se exprimen 3 limones, se le agrega una pizca de sal y se toma dos veces al día. La vitamina C es buena para aliviar dolores de espalda.

Aceite de oliva con manzanilla: Se mezcla un poco de aceite de oliva con manzanilla, luego se coloca al sol durante unos días, se guarda en el refrigerador y se frota sobre la parte afectada para sentir alivio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más