¿Sabes que existen tratamientos de restauración capilar mejorados? Si padeces alopecia te interesa conocer la tecnología del Robot ARTAS. Reduce a la mitad el tiempo requerido, hasta ahora, por el método FUE para implantar los folículos capilares seleccionados en la zona de tratamiento.

Los resultados son más naturales, Sin cicatrices y con una recuperación record, puesto que en 1 o 2 días podrás retomar tu rutina diaria. Si deseas ampliar información sigue leyendo.

Por qué optar por el método ARTAS

Esta nueva innovación médica se caracteriza por el uso de un brazo robótico capaz de visualizar en 3 dimensiones tu cuero cabelludo y discriminar mil unidades capilares por hora frente a las 250 del sistema FUE para su posterior reimplantación.

Esta rapidez presenta una ventaja muy importante y es que evita que los folículos permanezcan más de 6 horas fuera del organismo. Plazo en el que tienden a deteriorarse.

Además, este sistema inteligente combina las imágenes digitales con la precisión de la robótica siendo eficaz para determinar la densidad y distribución del pelo en micras, algo de lo que, obviamente, el ojo humano no es capaz.

A través de este brazo robótico, la tecnología ARTAS escanea la zona donante y una vez detectadas las unidades más aptas introduce en ellas 2 agujas. Mediante una sonda las extrae sin dejar ninguna huella. Una suave aspiración será la encargada de levantar parcialmente los injertos para que el cirujano los retire y emplee para repoblar la zona afectada por la debilidad capilar o la Alopecia.

Frente a las 12 horas necesarias por el método FUE para completar el proceso, con este sistema nunca se sobrepasan las 8 horas siendo la duración de 6 horas la media más repetida.

¿Es doloroso?

Rotundamente no. La rapidez con la que opera el robot, además de evitar la necesidad de recurrir a los puntos de sutura o a las grapas, favorece una recuperación inmediata y llevadera.

No quedan marcas ni cicatrices, no existe la posibilidad de lucir un aspecto artificial como el denominado "pelo de muñeca" ni de sufrir ningún rechazo por tratarse del propio pelo. Al cabo de 6 meses los resultados son visibles y en menos de 2 días podrás hacer vida normal.

El único "inconveniente" a reseñar es que deberás rasurarte la zona donante para mantenerla delimitada y tensa.

El saber hacer del cirujano sigue siendo esencial para culminar el tratamiento satisfactoriamente, pero no cabe duda de que esta mejora tecnológica facilita enormemente su tarea, evitando los errores producidos por la fatiga.

Ahora ya lo sabes, si estás pensando en someterte a un injerto capilar para preumir de cabello, los avances de los que disponemos en la actualidad te garantizan un resultado óptimo, así que ¡anímate!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!