España ha experimentado muchas mejoras para los niños en los últimos años, pero también hay áreas donde el desarrollo ha ido mal. Uno de estos es el área de #Salud mental. Muchos niños han sido falsamente etiquetados con trastornos mentales, especialmente el trastorno hipercinético (TDAH) y se les han administrado fármacos psicoestimulantes como medio para controlarlos. La ONU está preocupada y ha emitido una recomendación a España para garantizar que los niños reciban información adecuada sobre los efectos secundarios de los psicoestimulantes y de las intervenciones no farmacológicas.

¿Cómo están los niños en España?

Bien en general, sin embargo, algunos necesitan ayuda, más ayuda que otros niños.

La vida no siempre es fácil, tampoco para los niños. Los niños, especialmente los más jóvenes, dependen de sus padres y de su guía en un mundo que no comprenden del todo. Para garantizar que éstos y todos los niños en España sean ayudados y protegidos cuando sea necesario, España ha firmado la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño.

Este órgano de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el Comité de los Derechos del Niño, es un cuerpo de expertos independientes que supervisa e informa sobre la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño por parte de los gobiernos. Acaba de completar la revisión de los Derechos Humanos para niños en España

¿Y cómo se ve la situacion de derecho del niño en Espana?

Bueno y no tan bueno. El gobierno de España había informado a la #ONU que el Plan Estratégico para niños y adolescentes incluye "una medida dedicada a la prevención de la sobremedicación y las intoxicaciones accidentales a través del diagnóstico y tratamiento adecuado para prevenir el abuso de sustancias para niños diagnosticados con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y otros trastornos del comportamiento ".

El gobierno está preocupado por los fármacos usados ​​por los psiquiatras infantiles para controlar los síntomas etiquetados como trastorno hipercinético (TDAH).

Una de las razones es que ha habido un mayor enfoque en el TDAH en el país y que muchos indicadores muestran que ha habido un aumento en el uso de fármacos psicoestimulantes desde ya hace muchos años.

Los estudios de expertos muestran que el aumento explosivo en el uso de fármacos psicoestimulantes proviene enteramente del uso de un fármaco vendido con el nombre de Concerta (aunque existen otras marcas comerciales). Este fármaco contiene #metilfenidato, una sustancia psicoactiva similar a la anfetamina.

El uso ha sido demasiado abundante en muchas comunidades autónomas. El consumo global de fármacos psicoestimulantes utilizados en el manejo del comportamiento activo en niños de la Comunidad Autónoma de Castila-La Mancha, por ejemplo, ha aumentado de 1992 a 2015 con un porcentaje promedio anual del 10,3%.

El patrón de diagnóstico y prescripción de fármacos psicoestimulantes en España sigue tendencias también encontradas en algunos otros países europeos y en los Estados Unidos.

Entre éstos se encuentra el patrón de un número significativamente mayor de niños nacidos a finales de año que han sido diagnosticados con trastorno hipercinético en comparación con los niños nacidos a principios de año. En el País Vasco es más de tres veces más probable que a un niño nacido en noviembre se le recete un medicamento para tratar lo que se llama trastorno hipercinético que si el niño naciera en enero. La razón de esto es que el diagnóstico es un diagnóstico de sujeto que no se basa en ninguna prueba científica clínica o ni mal funcionamiento en el cuerpo, sino que se basa completamente en la interpretación del comportamiento del niño en comparación con otros niños.

Los niños más pequeños de la clase en el colegio por lo tanto, son más propensos a ser considerados "inmaduros" y por lo tanto, sufren de lo que se llama trastorno hipercinético o TDAH.

Esto se ha convertido en un problema y la coalición de ONG de más de 50 ONG españolas en la Plataforma de Infancia (plataforma de infancia española) ha recomendado que el gobierno establezca "un protocolo para el diagnóstico y tratamiento del TDAH, que limite el uso de productos farmacéuticos e incluya la atención psicoeducativa ".

La Plataforma de Infancia hizo notar en vista de la Guía de Práctica Clínica sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en niños y adolescentes, que el entonces Ministerio de Salud, Servicios Sociales e Igualdad publicó en 2011 debería actualizarse.Esto se debe hacer entre otras cosas porque se ha encontrado un "abuso del tratamiento farmacológico sobre niños y adolescentes, especialmente para trastornos de salud mental" y "no existe una regulación a nivel nacional que limite el uso de fármacos específicos para el TDAH", informa la plataforma.

La rama española de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos (CCDH), una entidad reconocida de utilidad pública reconocido por el gobierno señaló además que el gobierno no había proporcionado toda la información esperada a las Naciones Unidas como parte de la revisión de Derechos Humanos para los niños. CCDH señaló especialmente la falta de información real relacionada con la escena del TDAH y el uso de fármacos psicotrópicos, incluidos los fármacos psicoestimulantes utilizados para controlar el comportamiento de los niños.

El servicio nacional de estadísticas de salud relacionado con las publicaciones de fármacos, incluidos los fármacos psicoestimulantes, es incompleto e inconsistente, lo cual puede ser una de las razones. Para 2013 se implementaron nuevas medidas. Antes de 2012, las cifras se calcularon con base en extrapolaciones basadas en encuestas de salud realizadas en algunas comunidades autónomas y se calcularon números representativos. A pesar de las inconsistencias, éstas cifras dan una indicación de una tendencia.

Que el uso de fármacos psicoestimulantes es muy común se evidencia entre otros en un estudio de la Comunidad Autónoma de Navarra. El estudio encontró que el 46% de los 352 niños recién diagnosticados entre 6 y 17 años entre enero de 2012 y agosto de 2013 estaban recibiendo fármacos psicoestimulantes. Los niños reciben fármacos psicoestimulantes muy rápidamente sin buscar soluciones reales a largo plazo que funcionen para ese niño en particular.

En vista de todo esto, el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas durante una reunión que duró todo el día el 22 de enero de 2018 en la sede de la ONU para los Derechos Humanos en Ginebra, Suiza, discutió estos problemas junto con otros asuntos de Derechos Humanos con el Gobierno de España.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte español, representado por la Sra. Violeta Miguel Pérez, directora del Centro Nacional de Investigación e Innovación Educativa, dijo a la ONU "Obviamente, en el Ministerio de Educación estamos preocupados por el aumento del diagnóstico de este trastorno en España.Creemos que este es un problema de comportamiento ".

La Sra. Violeta Miguel Pérez agregó: "No tenemos una encuesta longitudinal en España sobre los efectos de la medicación en estos alumnos, pero los Ministerios de Educación y Salud están particularmente preocupados por este aumento en el número de diagnósticos. Entonces, tenemos medidas inmediatas en el plan nacional para la neurociencia aplicada a la educación. Estamos siendo asesorados por los mejores expertos en el campo sobre las necesidades de estos alumnos ".

Métodos naturales no farmacológicos de prevención

El Ministerio señaló además que "estamos analizando la relación entre una dieta saludable con bajo contenido en azúcar y la actividad física en los deportes como factores de prevención. Tenemos el plan nacional de neurociencia aplicado a la educación que se utiliza para ayudar a estos niños ".

El Comité de los Derechos del Niño de la ONU en seguimiento de la reunión en febrero emitió una Recomendación a España declarando que el Comité recomienda que el Gobierno de España: "Establezca un protocolo para el diagnóstico y tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y otros trastornos del comportamiento en los niños y fomente el desarrollo de alternativas sin medicación, garantice que los diagnósticos se examinen a fondo, que la prescripción de fármacos psicotrópicos y psicoestimulantes sea una medida de último recurso y solo después de una evaluación individualizada del interés superior del niño, y que se proporcione suficiente información a los niños y sus padres sobre el tratamiento médico, sus posibles efectos secundarios y alternativas no médicas".

Ahora depende del gobierno implementar esto. En el mejor interés del niño, esto se debe hacer este año.