La retención de líquidos está causada por diferentes factores que favorecen a que esta aparezca, algunos de estos pueden ser una mala alimentación, la falta de ejercicio, el estrés causado por el día a día o incluso una mala circulación en la sangre.

¿Puede eliminarse el exceso de líquidos de nuestro cuerpo de forma natural?

La respuesta es simple. Sí, beber zumo de limón contribuye a eliminar toxinas de nuestro cuerpo, haciendo que este elimine con ellas el exceso de agua que acumulamos. Se puede tomar de muchas maneras e incluso mezclando el zumo de limón con el de otras frutas para que no notemos en exceso el fuerte sabor ácido de este cítrico.

Eliminar la sal por completo o el exceso de ella puede sernos de gran ayuda a la hora de querer librarnos de la retención de líquidos. Muchas veces abusamos de este condimento sin pararnos a pensar que en ocasiones podemos condimentar nuestros alimentos como las carnes y los pescados con otras especias muchísimo más sanas que nos aportarán mas beneficios, como pueden ser el orégano, la pimienta o la albahaca entre otras.

Agregar ajo y cebolla a tus comidas ayudará a que tu cuerpo elimine de forma permanente las toxinas que están acumuladas, haciendo con esto que el exceso de líquidos disminuya de forma progresiva. Intenta añadir estos alimentos en tu alimentación crudos, como por ejemplo en tus ensaladas, ya que de esta manera serán más efectivos.

Los plátanos son unos buenos aliados a la hora de deshacerse de una vez por todas de la retención de líquidos, ya que contienen potasio y eliminan de nuestro cuerpo todo aquello que no le aporta nada de una manera natural y eficaz.

Este remedio casero [VIDEO] es el ideal para todo tipo de personas ya que no necesita preparación alguna, basta con comerlo tal cual y como su sabor es agradable muchas personas optan por esta solución.

Pero si los plátanos no son de tu agrado puedes optar por algunos frutos secos, como las almendras tostadas o las pasas, harán el mismo efecto siempre y cuando no estén recubiertos de sal como suele pasar con las semillas de girasol. Los frutos secos pueden comerse solos o incluso puedes añadirlos a tus desayunos mezclándolos con tus cereales.

A veces la retención de líquidos es producto de una mala digestión

En muchas ocasiones la retención de líquidos es fruto de una mala digestión y podemos combatirla con infusiones que nos ayuden a tener un buen funcionamiento del aparato digestivo, como pueden ser las manzanillas, el hinojo o la regaliz. Pero si no eres un apasionado de las infusiones [VIDEO] puedes optar por otra opción como pueden ser los yogures. Eso si, intenta evitar en la medida de lo posible añadirle azúcar en exceso.