2

Si te gusta el fitness y lo practicas, seguramente ya habrás oído hablar sobre el Bosu [VIDEO] y es que este dispositivo, creado por David Weck en 1999, está revolucionando los entrenamientos deportivos y las sesiones de recuperación.

Se trata de una semiesfera de 65 centímetros de diámetro, que consta de 2 superficies utilizables, de ahí su nombre "Both Slides Utilized", "Ambos lados utilizables". Uno es plano y el otro cóncavo. Soporta hasta 140 quilos de peso y es antideslizante. Pero ¿Qué podemos conseguir entrenando con ella?

Pon a prueba tu equilibrio

El Bosu se ha popularizado en los últimos años en multitud de ámbitos relacionados con el deporte y el bienestar.

Tanto en entrenamientos aeróbicos que pretenden afinar la resistencia cardiovascular, como en sesiones de Yoga, Pilates o en la rehabilitación de lesiones, su participación es recurrente como refuerzo del tratamiento médico o como un integrante destacado del ejercicio funcional [VIDEO].

Si comienzas a utilizarlo, lo primero que apreciarás es una notable mejoría en tu estabilidad y agilidad. El perfeccionamiento del sentido del equilibrio es el principal beneficio que se le atribuye. Todos los grupos musculares se pondrán a trabajar al unísono a través de contracciones involuntarias y evitando el daño asociado al impacto de la carga. En otras palabras, al tener que completar el ejercicio sobre su lado cóncavo, te verás obligado a desplegar todos tus músculos y ejercitarlos para no caerte.

Vinculado a esto, está la segunda de sus grandes ventajas: lograrás disipar ciertos vicios en tu postura corporal que suelen manifestarse en forma de dolores de espalda, lumbares o cervicales.

Gracias al Bosu tu higiene corporal será impecable ya que tú mismo buscarás la forma de corregir la postura.

Abdomen y glúteos tonificados

Su versatilidad lo convierte en un accesorio apto para complementar las clases de Yoga, Pilates o del entrenamiento cardiovascular más agresivo. De hecho, resulta muy efectivo para perder la grasa [VIDEO] localizada en el abdomen y en los glúteos, siendo ambos los grupos musculares que mayor tensión deben mantener durante las sesiones. El fortalecimiento del core o zona media del cuerpo es una de sus señas de identidad, con el consiguiente efecto adelgazante.

¿Sabes que la utilización del Bosu ejercita muchos de los músculos que permanecen pasivos en el día a día? Si no has practicado ningún deporte con anterioridad, no debes preocuparte. El Bosu es tu aliado para ponerte en forma gradualmente. Tú mismo podrás regular la intensidad de los ejercicios y cuidarte de un modo entretenido. Merece la pena probarlo ¿No crees?