Nuestro estado de ánimo dependerá única y exclusivamente de nosotros y de cómo tomemos las diferentes situaciones que se presenten a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, pensar en que todo lo que nos rodea no percibe la energía positiva o negativa de la cual somos parte, es una idea equivocada. Si despierta sintiéndose optimista y transmite esa emoción a quienes interactúan con usted, al tratarlos con amabilidad, es probable que las personas que componen su entorno no sólo se sientan satisfechas, sino que deseen adoptar su actitud.

Ahora bien, si, por el contrario, posee múltiples preocupaciones y esto se convierte en el detonante continuo de su malhumor, sus actividades, junto con aquellos que lo rodean, percibirán y absorberán los mismos sentimientos.

Por ello, es necesario que aprendamos a controlar y rechazar todas las energías que no generen buenos resultados para nosotros. Este será el comienzo para volvernos seres de luz capaces de dar y recibir energía positiva.

Los seres humanos somos esponjas que absorben las energías que se desarrollan en nuestro entorno. Si, a menudo, nos relacionamos con personas con actitudes pesimistas, tenga por seguro que, gradualmente, nuestro comportamiento diario adoptará el mismo modus operandi.

Quiero alejarme de las energías negativas

La manera en la cual nos influyen las energías de otross, tiene que ver con su percepción de la vida. En este sentido, no podemos esperar a que los demás tomen actitudes positivas para dar el paso de hacerlo primero. Debemos ser firmes y no permitir que los problemas ajenos se conviertan en nuestros.

Vídeos destacados del día

Existen algunas recomendaciones que harán este proceso más fácil de realizar.

  • Que su felicidad no dependa de otros: Complacer permanentemente a los demás no debe encontrarse dentro de sus prioridades. Usted jamás debe sentirse responsable por la alegría de sus amigos o familiares. Somos organismos independientes y, en consecuencia, elegimos como sentirnos.
  • Muestre seguridad en usted mismo: Las opiniones negativas sobre cómo somos o lo que hacemos, siempre estarán a la orden del día. Esto puede influenciarnos positiva o negativamente dependiendo del modo en que lo tomemos. No pierda tiempo siendo lo que otros quieren que sea, en su lugar, autocritíquese y corrija sus defectos a fin de sentirse cómodo con usted mismo.
  • Siempre vea el lado bueno y malo de las cosas: Antes de tomar una decisión relevante, dedique un momento para analizar los resultados o consecuencias que pueda acarrear y cómo esto afectará su vida. No permita que personas maliciosas decidan por usted ni critiquen su resolución. Recuerde: un consejo es bien aceptado. Una crítica destructiva, no lo es.

Recomendación final

Limpie su círculo de aquellos que no aportan nada bueno en él y haga todo lo posible por purificar su propia energía con pensamientos positivos.

Sea generoso, claro sin permitir que abusen de su compasión. Anímese a sonreír en los momentos más duros y a sacar provecho de lo bueno y malo que le ocurra. La sabiduría comienza a partir de allí.