Existe una serie de alimentos que según sus componentes nutritivos te llenan más que otros. Hay ocasiones en  las que, una vez los comes te sientes bien saciado pero que después de pasadas pocas horas ya tienes nuevamente hambre. Y otros que sin embargo, lo hacen más rápido e incluso al estar comiendo. Abren el apetito de una forma, que causa ansiedad y más ganas de comer. Este dato puede llegar a ser alarmante y es por ello, que hoy os contamos con qué #Alimentos sucede.

Sushi

Alimento típico japonés que su composición es de arroz blanco principalmente y tiene un índice de valor glucémico elevado. Es por ello que al consumirlo nos genera más apetito.

Existen otros platos de la misma cultura como la sopa de miso, con la que esto no sucede por lo que, dicho esto, ya sabemos qué decisión tomar. ¡Toma nota!

Zumos

En su mayoría de frutas, son altos de contenido en azúcares y poseen gran carencia de fibra. Cuando bebemos esta delicia los niveles de azúcar en la sangre se elevan y con ello a diferencia de lo que puedan decir, se consigue mayor apetito.

Como dato recomendamos que la bebida cuanto más natural sea mejor para ingerirla.

Cereales industriales

Típico desayuno que incorporamos con un producto lácteo tal como leche o yogurt. Lo cual sólo calman el apetito sólo por un tiempo corto.

Los cereales ideales para consumir en cada caso son los integrales, con avena… También se pueden incorporar con leche y brindarán un efecto más efectivo saciando y evitando que piques entre horas después.

Vídeos destacados del día

Hamburguesas

En muchas ocasiones acudimos a establecimientos donde sirven comida rápida y disfrutamos una deliciosa hamburguesa con sus complementos. Sí, es cierto que está riquísima y que una vez de vez en cuando no hace daño pero sólo si se cumple esta regla. Pues, sacian al momento de ingerirlas pero pocas horas después, volverás a tener apetito y caerás en el picoteo casi, inevitablemente.

Esto causa un aumento considerable de calorías en nuestra dieta y por tanto, kilitos de más indeseados.

Pan blanco

Es habitual desayunar con pan blanco a modo de tostadas y mezcladas con deliciosas mermeladas.  Pero el consumo en exceso de este alimento procesado con harina refinada, tiene consigo un alto índice glucémico que, ayuda al aumento de azúcar y no sacia lo que esperamos.

¿Cómo evitamos esto? Una de las mejores formas y de las más recomendadas es sustituyéndolo por pan de centeno o integral.