El limón es no sólo un maravilloso condimento para aliñar ensaladas y marisco, sino que es además un producto con unas propiedades fantásticas para la piel y el cabello. El limón contiene una gran cantidad de vitamina C, por lo que es un potente antioxidante que nos protege de los radicales libres. Es un gran desconocido en el ámbito de la estética y por ello voy a compartir con vosotros, una serie de trucos muy sencillos pero efectivos.

El limón es un gran aliado para la piel, especialmente para las personas que tienen la piel grasa. Sus propiedades astringentes, favorecen la eliminación de excesos de grasa y mejoran notablemente la apariencia de la piel.

Sin embargo es fundamental saber que el limón se debe aplicar antes de dormir y jamás debe exponerse la piel al sol después de aplicarlo, pues pueden salir manchas. La forma de aplicarlo, es exprimir un limón y aplicar en la piel, en las zonas a tratar. Se puede emplear en rostro, escote y espalda.

Como he mencionado anteriormente, el limón también ayuda a mejorar y reducir la apariencia de las manchas, ya sean éstas causadas por el sol o por marcas de acné. El proceso para eliminarlas es largo, por lo que hay que ser constante y metódico. La forma de usar este remedio, es mediante la aplicación de jugo de limón en la zona manchada y dejarlo actuar durante 15 minutos. Después hay que retirarlo con agua fría y aplicar protector solar.

Los limones también tienen propiedades astringentes y antibacterianas que favorecen la eliminación de desechos.

Vídeos destacados del día

Son excelentes para combatir los antiestéticos puntos negros, pues permiten la eliminación de toxinas y limpian profundamente la piel. Antes de acostarte, frota una bola de algodón empapada en zumo de limón, en la zona a tratar. Déjalo actuar durante diez minutos y enjuaga con agua fría. Notarás que poco a poco, los puntos negros van desapareciendo y la piel está más radiante.

El zumo de limón es un excelente aclarante. Si deseas aclarar tus axilas, codos o rodillas, aplica un poco de zumo de limón y deja actuar durante una hora. Al igual que el resto de tratamientos, se necesita tiempo y constancia pero si lo haces todas las semanas, acabarás notando resultados.

Por último, si deseas también aclarar tu cabello, puedes usar zumo de limón. Esto es solo recomendable si tu cabello es originalmente rubio y o castaño muy claro de base. Has de tener en cuenta que el cabello se puede resecar con el limón, así que no te olvides de usar una mascarilla nutritiva.

Espero que todos estos trucos os hayan gustado.  ¡Feliz vitamina C! #Botánica #Alimentos #Calidad de vida