Es casi imposible encontrar una persona que no le guste el café. Su sabor y su aroma son altamente adictivos y deliciosos. No sólo nos ayuda a despertarnos por las mañanas y a que estemos alerta, pero además contiene gran cantidad de elementos, dignos de mención.

Vamos a enumerarlos:

  • Café para evitar las ojeras: tener ojeras puede resultar muy antiestético y dar un aspecto avejentado. A pesar de que a veces descanses bien, las ojeras permanecen ahi. El café es un excelente elemento para descongestionar la zona y además activa la circulación sanguínea. Muchos cosméticos antiojeras llevan como ingrediente principal, la cafeína, pues sus efectos son milagrosos. La forma de aplicar el café contra las ojeras es muy sencilla. Moja una bola de algodón en café mezclado con agua fría y aplícalo en las ojeras. Notarás el cambio instatáneo.

  • Café para exfoliar la piel: la cafeína es altamente estimulante e incrementa la circulación, por lo que te ayudará a tener mejor aspecto. Para exfoliar la piel de tu rostro, mezcla dos cucharadas de café molido, una cucharada de sal marina, agua fría y jugo de medio limón. El limón, ayuda a blanquear las manchas de la piel, por lo que es otro excelente ingrediente. Aplica en el rostro con suaves movimientos circulares. Notarás que tu piel estará más suave, tersa y rosada. Es importante que solo exfolies la piel de la cara, una vez a la semana, si no corres el riesgo de resecarla.

  • Café contra la celulitis: el café es uno de los mejores remedios para eliminar la “piel de naranja”. La cafeína actúa rompiendo la celdas de grasa que se acumulan en la piel y tiene un fuerte efecto lipolítico que quema todo tipo de grasas. Además también tiene la capacidad de reactivar la circulación y mejorar la textura de la piel. Su uso es muy sencillo. Aplica café molido sobre un guante de crin, mientras te duchas y masajea el café sobre las zonas en las que tienes celulítis. Hay que tener en cuenta que es un tratamiento de efectos lentos y hay que ser muy constante. No verás los resultados el primer día pero si notarás cuando pase el tiempo, que la celulitis va disminuyendo.

  • Café como tinte oscuro para el cabello (sólo apto para castaño o negro): el café puede convertirse en un tinte casero natural y sin amoníaco, con las ventajas que ello conlleva. Hay que tener en cuenta, que el café no cubre las canas perfectamente, pero ayuda a disimularlas y a dar un brillo natural al pelo. El café aporta una tonalidad de castaño medio que desaparece al siguiente lavado, por lo que no es un tinte permanente. Primero se mezclan dos cucharadas de café con agua caliente, en un recipiente. Se deja reposar durante veinte minutos y posteriormente se aplica sobre las zonas a oscurecer. Hay que dejarlo actúar durante treinta minutos. Después se enjuaga, solo con agua. Si aplicas champú o acondicionador, el tono del café se apagará, así que es preferible que te hayas lavado el pelo antes.

Espero que estos trucos te hayan ayudado a descubrir nuevos usos del café en el ámbito de la belleza.

¡Felices cafés! #Obesidad #Moda #Alimentos