Cuando se hace referencia a los últimos avances de la tecnología, se esperan noticias acerca de los nuevos diseños de teléfonos inteligentes, inusuales aplicaciones, o la aparición de una consola de juegos, entre las más populares. Con ellos se conforman los primeros puestos del ranking que más vende: el de los productos tecnológicos. Sin embargo, la ciencia aplicada a las necesidades es vasta y diversa, y también ofrece revolucionarios métodos para cubrir otra de las necesidades del siglo XXI -mayormente femenina: la estética. En la actualidad, se han diseñado muchos productos de uso casero orientados a cubrir el campo de la belleza. A continuación te contamos algunos de ellos.

Las arrugas, las primeras enemigas. Si hay algo que preocupa a gran parte de la población femenina, es la aparición de arrugas. Las cremas y otros ungüentos son los primeros 'salvavidas' a los que se recurre, pero también existen otras opciones sin la necesidad de asistir a un centro de belleza. Una de ellas es adquirir un sujetador para el rostro. Hay distintas marcas y modelos, pero su función es la misma: tensar la piel del la cara. Es un pequeño dispositivo que pasa por debajo de los pómulos y por encima de la nariz, y se sostiene con una cinta por detrás de la cabeza. Al encenderlo, estira las líneas de expresión donde suelen formarse las odiadas arrugas.

Otro formato un poco más completo, es el de las máscaras que, mediante el uso de luces led con distintos fines, promueven el rejuvenecimiento general.

Vídeos destacados del día

Este aparato envuelve el rostro completo generando una curiosa apariencia robótica. Se puede escoger entre cuatro tipos de luces, las cuales combaten el acné, las manchas, las arrugas, además generan colágeno, al mismo tiempo que blanquean los dientes.

Para culminar con los tratamientos de belleza en casa, la tecnología diseñó dos dispositivos más: un vaporizador y un limpiador facial. El primero de ellos, es de funcionamiento básico y más limitado que los anteriores, pues consiste en un artefacto a base de agua, la cual se transforma en vapor que es aplicado directamente a la cara. Esta terapia es recomendada para exfoliar, limpiar e hidratar la piel. El otro, el limpiador, trabaja mediante tracción, realizando una limpieza profunda de todo el cutis, como si fuera profesional.

Además de enfocarse en el rostro, la tecnología de avanzada también ha creado dispositivos para el tratamiento del resto del cuerpo, como las máquinas de electroestimulación destinadas a mejorar la flaccidez y la celulitis, como también los aparatos para la depilación definitiva para ser hecha en casa. En general, se consiguen en las grandes tiendas virtuales, y son una excelente opción para invertir en tecnología aplicada a la belleza.