En menos de dos meses Extremadura ha pasado de tener la incidencia acumulada de COVID-19 más alta de España –en concreto, más de 1.400 casos por 100.000 habitantes- a presumir de tener la tasa más baja a día de hoy, 55 casos por 100.000 habitantes, una caída que deja ver que las fuertes medidas restrictivas del gobierno autonómico han surtido efecto.

Duras medidas de seguridad

Han sido varias las semanas en las que el comercio y la hostelería de Extremadura han tenido que permanecer cerrados por completo y, además, los municipios con mayor incidencia acumulada fueron cerrados perimetralmente.

También, las relaciones sociales fueron reducidas al mínimo con las estrictas medidas de seguridad para evitar los contagios por Coronavirus.

Las autoridades extremeñas aseguran que este descenso en picado se debe al esfuerzo de toda la población, no solo del gobierno autonómico. Asimismo, José María Vergeles, consejero de Sanidad de Extremadura, ha aprovechado para agradecer a la sociedad el comportamiento ejemplar que han tenido durante las últimas semanas.

Vergeles ha asegurado que las fuertes medidas y el esfuerzo “que se ha hecho por concienciar a la gente nos han traído donde ahora estamos”. Desde el Gobierno autonómico de Extremadura consideran que han sido tres las medidas que han logrado que los contagios se desplomen y, de hecho, ha explicado que están realizando una evaluación epidemiológica de cómo han influido cada una por si sirve para un futuro como evidencia científica.

Las tres medidas de éxito del Gobierno extremeño

  1. Establecer el toque de queda a las 22.00 horas.
  2. Ordenar cierres perimetrales supuso reducir la movilidad y, por tanto, los contagios.
  3. Cerrar todas las actividades no esenciales, lo que conllevó que la hostelería y el comercio estuvieran cerrados por completo.

El consejero de Sanidad recuerda que esta última medida fue muy criticada porque parecía que la culpa de los contagios era de la actividad no esencial y “no era eso”, explica Vergeles, sino que había que tratar de evitar que la población saliera a consumir.

Rastreo exhaustivo

Otra de las medidas que ha llevado a Extremadura a tener los datos más positivos de todo el país fue el rastreo exhaustivo con test y pruebas masivas, a pesar de que, tal y como afirma el consejero de Sanidad, supuso unas cifras altísimas de incidencia acumulada al principio, también permitió rastrear todos los casos positivos.

Vergeles ha asegurado que, en las semanas más complicadas de esta tercera ola, la sanidad extremeña diagnosticó "hasta un 90% de personas asintomáticas", lo que facilitó los cribados y arrojó cifras de contagio muy reales” y además, argumenta que estos datos “nos llevaron a tomar esas medidas drásticas que tan buenos resultados nos han dado”.

Cinco áreas de salud por debajo de los 50 casos por 100.000 habitantes

El Servicio Extremeño de Salud se divide en ocho áreas de salud, de las cuales, cinco de ellas están por debajo de los 50 casos por 100.000 habitantes, informa el consejero de Sanidad de Extremadura. De todas, la que aporta peores datos, es Mérida con 110 casos por 100.000 habitantes, cifra muy baja si se compara con otras comunidades autónomas.

Con estos datos, parece que Extremadura será la primera comunidad en bajar de la tasa de los 50 casos. Vergeles ha afirmado que, según sus epidemiólogos, en las próximas 24 o 48 horas, la comunidad autónoma alcanzará esa cifra de 50 casos por 100.000 habitantes.

Medidas flexibles

José María Vergeles ha adelantado que hasta el miércoles “no suavizaremos ninguna medida” porque querían comprobar el efecto de los carnavales en los datos de la incidencia, pero ha asegurado que “no ha afectado en absoluto” y por tanto, el miércoles, en el próximo consejo de Gobierno se podrían adoptar medidas de flexibilización.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!