Según la Fiscalía de Suiza, el rey Juan Carlos I y su expareja Corinna Larsen tenían empresas en común valuadas en la suma de 82,5 millones de euros. Así lo demuestran los documentos en manos del fiscal Yves Bertossa. El paquete reúne sociedades, cuentas bancarias y fundaciones procedentes de Bahrein, Arabia Saudita, México y Kuwait.

La situación legal del rey emérito Juan Carlos I se ha deteriorado desde su partida precipitada en agosto hacia la capital de Emiratos Árabes, donde reside desde entonces. Al mismo tiempo, muchas entrevistas a la alemana Corinna Larsen están haciendo olas, donde ella denuncia persecuciones por parte de la Casa Real y sostiene los ‘regalos’ recibidos por parte del viejo rey.

El fiscal suizo Yves Bertossa investiga los negocios del rey

La documentación en manos del fiscal helvético Yves Bertossa es la que da el puntapié a la investigación sobre los negocios del rey. Fue aportada por Bertossa en 2019, con la cual la Fiscalía Anticorrupción inició la causa que hoy está en el ámbito de la Fiscalía Suprema de Justicia de Suiza tras los pasos de la ruta del dinero.

Los inusuales movimientos sospechosos, que incluyen cifras millonarias, ponen bajo la mira a Corinna Larsen. Se habla de 4,1 millones de euros recaudados por la examante por presuntos trabajos en Kuwait, un terreno por un monto de 1,6 millones de euros y 4,1 millones por una ‘donación’ del rey de Marruecos, transferencias y depósitos en las cuentas del anciano rey.

La Fiscalía con estos documentos estudia pedir hasta diez años de cárcel por lavado de dinero y sobornos para Corinna Larsen.

La ruta del dinero de Juan Carlos I y Corinna Larsen

En cuanto a los millones de euros provenientes de Kuwait, Corinna Larsen los justifica diciendo que se trata de pagos por su trabajo como ‘facilitadora de contactos entre emprendedores’.

Según la Fiscalía suiza, las transferencias se efectuaron durante el 9 y 10 de noviembre de 2009, cuando Juan Carlos I todavía ejercía su reinado e inmediatamente después de la visita del monarca a Kuwait, hacia cuentas de empresas de Corinna Larsen. Con ese dinero se compraron dos apartamentos en la exclusiva villa de esquí Villars-Sur-Ollon.

El rey emérito permanecerá en Abu Dabi por las fiestas de Navidad

Siempre siguiendo la línea investigativa del fiscal Yves Bertossa, el rey Juan Carlos I en 2008 creó la Fundación Lucun, una institución armada ‘a medida’ para recibir los dineros provenientes de la ‘donación’ por parte del rey de Arabia Saudita de 65 millones de euros, el saudí Abdalá bin Abdulaziz al-Saud. Tras un cambio en las políticas impositivas del país helvético, el monarca se deshace del dinero a través de una donación irrevocable a su ‘amiga entrañable’ Corinna Larsen.

La Fiscalía suiza sostiene que este dinero provino de comisiones para obras de AVE en La Meca. El viejo rey Juan Carlos I mantiene su exilio en Abu Dabi y, pese a las idas y vueltas en cuanto a un posible retorno, no celebrará la Navidad con su familia.

La Casa Real informó que el emérito “prefiere no poner en peligro su salud y valora la estabilidad del lugar donde se encuentra”.