La noticia de que la dirección de Podemos había tomado la decisión de despedir, el pasado lunes, al abogado que se encargaba de la Protección de Datos del partido morado, José Manuel Calvente, tras abrir un expediente por un delito de acoso sexual y laboral a una compañera del partido, podría acabar ante los tribunales.

Así lo confirma la agencia EFE a través de fuentes muy cercanas de la cúpula del partido, después de la carta enviada a los medios por parte de la también abogada del partido, Mónica Carmona, que fue responsable del Cumplimiento de la Normativa del partido, además de dirigir el Consejo Ciudadano Estatal: en la misiva, que fue publicada por diversos medios, la letrada confirmaba que tanto ella como el propio Calvente son víctimas de auténticas represalias por parte de los que, un día, fueron sus compañeros.

Tanto Carmona como Calvente aseguran haber sido despedidos por querer investigar las irregularidades financieras

Para ser más concreta, asegura que ambos fueron despedidos por querer llevar a cabo una investigación interna ante la gran posibilidad de que el partido estuviera cometiendo irregularidades en la financiación, en materia de derechos laborales y de limpieza a la hora de llevar a cabo consultas y votaciones de primarias.

Desde la dirección del partido liderado por Pablo Iglesias, ya han desmentido completamente todas estas acusaciones y, aseguran, que lo descrito en la mencionada carta no tiene ningún tipo de fundamento y todo ha sido a raíz de un despido por acoso sexual y laboral a una compañera del partido.

A raíz de este despido, se ha llevado a cabo el reordenamiento de todo el departamento legal.

Ninguna de las acusaciones llevadas a cabo pos estas personas tras su ceses tiene base. Y, el partido está estudiando llevar a cabo las acciones legales que sean necesarias.

Según PODEMOS, el despido disciplinario de Calvente tuvo lugar después de que los órganos partidos del partido morado decidieran investigar una denuncia por acoso laboral y sexual a una trabajadora del partido. Hasta ese instante, Calvente era el abogado que se ocupaba de la defensa de Pablo Iglesias y de su equipo en algunas de las causas que les han sentado en los tribunales en los últimos tiempos.

Por poner un ejemplo, la última vez fue por la demanda interpuesta por seis miembros del partido en Extremadura, que acabaron siendo expulsados del partido por haber “dañado la imagen” del mismo con las declaraciones que habían hecho ante los medios.

Eso sí, Calvente ya ha anunciado que presentará una demanda contra el partido por calumnias, ya que, asegura que todo lo dicho por el equipo de Pablo Iglesias es completamente falso.

Incluso, sobre el presunto acoso sexual, ni siquiera se empleó como alegato para despedirlo.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!