Pablo Iglesias, el secretario de Podemos, no izará la bandera republicana según las declaraciones dadas al periodista Enric Juliana y recogidas en el libro 'Nudo España'. La publicación fue presentada el pasado 7 de noviembre y allí Iglesias, entre otras cosas, explica lo que él piensa de los símbolos patrios.

Según Pablo Iglesias la monarquía puede desaparecer

Según las conversaciones entre Iglesias [VIDEO] y el periodista, cuando España llegue a ser una república los símbolos como la bandera tricolor no servirán para construir el futuro.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

Según Iglesias, la monarquía tuvo un propósito, la transición de la dictadura hacia la democracia, pero hoy no está relacionada con lo que es la política de las personas jóvenes.

Iglesias también piensa que el objetivo de España sobre Cataluña se basará en ideales republicanos. Un cambio pacífico no es imposible, en el que la monarquía quede extinguida sin que el rey tenga que perder sus seguidores. España se tendrá que expresar algún día en relación a la monarquía, explica Iglesias. Felipe se tendría que marchar si España en su mayoría lo decide y ese nuevo sistema no adoptará los símbolos.

El bando perdedor de la Guerra Civil, la bandera tricolor y los símbolos de la Segunda República no resurgirán para hacer justicia. Según Pablo Iglesias, él se ha distanciado de significantes que no construyen un futuro para las mayorías.

España misma puede pedir que se vaya el rey

Iglesias cree que es la misma España la que puede poner fin a la monarquía expresándose en una votación, que, aunque no sea algo vinculante es posible que el rey se marchara.

Sin embargo, estas solo son especulaciones y aunque Iglesias valora al rey, ha hecho pública su opinión sobre la monarquía [VIDEO]. Las palabras de Iglesias se refieren al hecho de que la juventud no se identifica con la monarquía o por lo menos esta no está identificada con la cultura política de los jóvenes en la actualidad.

Iglesias también cree en la extinción pacífica de la monarquía y aunque esto es solo una opinión no pone como escenario el exilio del rey o siquiera que pierda sus propiedades. Se trataría más bien de una transición pacífica en la que ni siquiera los símbolos puedan ser usados como un recuerdo histórico, aunque no le resta el valor que tuvo la monarquía.

En el libro también se presentan las convicciones de Iglesias y como ve a una tercera república y sin los símbolos de la segunda. Según él, no se recuperarán esos símbolos porque no sirven para esa nueva etapa, en caso de que ocurriera.