Pablo Casado, el nuevo representante del Partido Popular no gana para abucheos. Si hace tan sólo unas semanas, el joven dirigente popular recibía gritos y era increpado por un grupo de personas cuando acudió a los San Fermines en Pamplona, ahora ha sido en la ciudad de Vitoria donde el político ha vuelto a recibir graves críticas tras asistir a las fiestas de la Virgen Blanca junto a su compañero de partido, Javier Maroto [VIDEO] y otros militantes y cargos del Partido [VIDEO] Popular.

Abucheos y gritos en la ciudad de Vitoria contra Casado

Ha sido concretamente cuando iba a realizar declaraciones a los medios cuando en una de las calles más céntricas de la ciudad, recibía pitos, abucheos e incluso insultos de un grupo de personas que se encontraban allí.

Entre algunas de las frases que se podían escuchar estaba: "¡fuera!", "¡que se vayan!". Pero aquí no han acabado los abucheos al dirigente popular, a quien se han acercado una decena de personas que le han llegado a llamar asesino pidiendo la libertad de los jóvenes de Alsasua (quienes actualmente se encuentran en prisión).

Una decena de personas lo increpa y lo llaman 'asesino'

En plena calle y mientras se desarrollaba la protesta, Pablo Casado pedía recuperar la concordia y la convivencia, y acusaba al resto de ser "una minoría radical" que pretenden que en el País Vasco no se pueda hablar de lo que les interesa a los españoles. Él mismo, lejos de buscar la concordia y el pacifismo, se pronunciaba sobre la puesta en libertad esta misma mañana del terrorista Santi Potros, pidiendo que "no se produzcan actos de enaltecimiento ni homenajes".

Tras pronunciarse sobre la puesta en libertad del terrorista, llegaba a subrayar que presentará una nueva ley en la que "no se pueda homenajear a los terroristas". Sin embargo, ha sido hoy mismo, 5 de agosto, cuando se cumplen 79 años del asesinato de las 13 rosas, un momento en el que la red se ha cargado de mensajes cariñosos y en recuerdo a las jóvenes que fueron asesinadas por defender sus derechos y libertades a manos del régimen franquista.

En este aspecto, un senador del PP y hombre de confianza de Pablo Casado, Joaquín Ramírez, ha llegado a insinuar que las 13 rosas fueron unas "asesinas". Así escribía el hombre de confianza de Casado en su cuenta de Twitter: "Las 13 rosas. ¿Heroínas, víctimas míticas o asesinas?". Tras hacerse eco de la noticia el medio 'El Plural', el tuit ha sido eliminado por el senador del PP.