Luego de la muerte de 29 Niños en un autobús escolar en Yemen, comienzan a surgir nuevos responsables en esa matanza. Como se recordará, dicho ataque fue perpetrado por una coalición de países, encabezados por Arabia Saudita. Al respecto, un informe de “estadísticas españolas de exportación de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso”, se señala que el país ibérico vendió más de 361 millones de euros en armas a Arabia Saudita.

La nación saudita no fue el único destinatario. El informe también muestra que España también vendió armas a Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Marruecos y Sudán.

Todos ellos, participantes en la coalición en conflicto en Yemen. Las ventas de armas por parte de España a diferentes naciones del mundo es un negocio lucrativo. En total, estas exportaciones de material bélico, de ataque y defensa, alcanzaron los 4.346,7 millones de euros en el año 2017, siendo este año uno de los de mayores ventas.

El conflicto en Yemen, liderado por Arabia Saudita

El conflicto bélico en Yemen se inició en 2015, cuando una coalición de fuerzas, encabezadas por Arabia Saudita, entró en conflicto con la minoría huties, de creencia musulmana chií. Esto en virtud de que la milicia rebelde es percibida como un frente apoyado por Irán, quien es un acérrimo enemigo de Arabia Saudita.

En tal sentido, los huties han demostrado su valor en combate, al punto de que logró tomar el palacio presidencial de Saná, además de bombardear la casa del presidente yemení.

Ante esta situación, la coalición saudí, en apoyo al Gobierno de Yemen de tendencia religiosa musulmana suní, ha desplegado una serie de ataques en contra del norte de Yemen, lugar en donde se concentra la minoría de los huties.

Estos ataques han estado caracterizados por el uso de misiles y bombas aéreas, como las que impactaron al autobús repleto de niños el día de ayer.

Las ONG y su campaña “Armas bajo control”

Por su parte, Amnistía Internacional ha levantado su voz, a objeto de exigirle al Gobierno español que cese la venta de material bélico a los países en conflicto en oriente medio.

Aunque moderan su exigencia al agregar que dichas ventas deben ser prohibidas cuando “…exista riesgo claro de que puedan ser utilizadas para violar el derecho internacional". A la protesta de Amnistía Internacional, se suman otras ONG, todas bajo el eslogan “Armas bajo control”.

No obstante, las ventas de armas son completamente lícitas en el mercado internacional, siempre que se respeten las normas del derecho internacional. A pesar de ello, el nuevo Gobierno de Sánchez, se enfrenta a la diatriba moral que supone que las armas españolas estén sirviendo como instrumento en la crisis humanitaria yemení. Por lo pronto, el conflicto bélico en Yemen continúa, con un saldo de más de 50.000 personas fallecidas, entre combatientes, civiles y niños, y cerca de 3 millones de desplazados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!