Este lunes el congreso rechazó el acuerdo del PSOE, Podemos y PNV a fin de renovar la el consejo de administración de RTVE. El resto de los partidos no apoyaron este planteamiento al no ser consultados o por discrepar con la nueva plantilla. Lo cierto es que al no contar con el apoyo en primera instancia se realizará una segunda vuelta en 48 horas. Para que sea aprobada en segunda vuelta es menester que cuente con el apoyo de la mayoría absoluta y el apoyo de al menos 4 grupos. Escenario que es complicado que se dé.

Tomás Fernando Flores como presidente de RTVE

Tomás Fernando Flores fue propuesto por el PSOE, Podemos y PNV para presidir RTVE.

Nacido en Puertollano, Flores cuenta con 57 años y es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense y titulado por Instituto Oficial de Radio y Televisión. Además de Flores también se nombraron a Rosa María Artal, Cristina Fallarás, Juan José Baños Loinaz, Concepción Cascajosa Virino y Víctor Sampedro Blanco como candidatos. Sin embargo, solo lograron el apoyo de 150 votos de los 306 y se necesitaba la mayoría de dos tercios.

Los partidos que apoyaron el planteamiento basaron su decisión en la mala gestión del PP. Para ellos el PP manipuló, censuró y violó los derechos de sus trabajadores, como reclamó Noelia Vera, por parte de Podemos. No obstante, José Miguel Camacho, por parte del PSOE, insistió en que el decreto será provisional y que se plantea la posibilidad de que en el futuro se celebre un concurso para elegir el presidente de la corporación.

Los partidos en contra

Lo cierto es que a los otros partidos no les agrado mucho esta idea. Para la mayoría, la decisión corresponde a un intento por parte de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para controlar el RTVE. Ana Oramas, de Coalición Canaria, defendió su rechazo solicitando que los nominados sean personas profesionales.

Otros como Íñigo Alli, de UPN, crítica que el decreto es un claro testimonio del reparto de poderes en un esfuerzo por tomar el control de los medios de comunicación. PDeCAT no ve que el decreto sea un cambio sustancial en el sistema y por lo tanto lo rechazan.

Sin embargo, la crítica más fuerte ha venido de manos del PP, por parte de Ramón Moreno, quien afirmó que este decreto era un asalto a la democracia española y se asemeja a decisiones del gobierno de Nicolás Maduro, acusando al PSOE, Podemos y PNV de ser chavistas y bolivarianos.

Por su parte, Albert Rivera, de Ciudadanos, recordó que en el 2016 se pactó un concurso para elegir al presidente de RTVE. Mientras tanto ERC condicionó su voto, pidiendo un diálogo sin condiciones sobre la cuestión catalana a cambio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!