Se podrá decir muchas cosas de Pedro Sánchez (Madrid 1972-), pero es indiscutible que estamos ante un luchador resistente, un corredor de fondo que ha sorteado obstáculos de todo tipo, internos y externos, en una carrera repleta de giros inesperados. Desde su ascensión al partido, un tanto huérfana de apoyos, desbancando de aquella manera a Rubalcaba, su posterior arrinconamiento con salida del partido -forzada por los varones socialistas- tras las elecciones generales del 2016, donde el PSOE consiguió los peores resultados en unas elecciones. Volvió al Olimpo apoyado por las bases en elecciones primarias.

Esto fue el año pasado, en política dos años son mucho, y más en estos tiempos tremendos de la política en España. En tan poco tiempo han acontecido muchas cosas, sobre todo el acelerador de partículas que ha supuesto el tema Catalán y la desbordante descomposición de un partido político (PP) una maquinaria destructiva del Estado, un aparato de desenfreno corrupto –definido por la policía de Valencia como asociación criminal.

Todo comenzó el 23 de Mayo

No parecía que la jornada supusiera el principio del film para el gobierno del partido popular. El PNV iba a darle el los presupuestos al Gobierno y un compadreo entre los representantes del PNV y Montoro acontecía en las escalinatas del congreso.

Todo parecía ir sobre ruedas para Rajoy pero eran realmente las últimas imágenes tranquilas, de un ejecutivo que tenía las horas contadas. El día después, el 24 de Mayo, se conoce la sentencia de la primera época de la Gürtel; la cárcel está servida para Bárcenas y compañía. Ya es una certeza, el PP robó y se pide a Mariano Rajoy que dimita.

El PSOE se atrinchera en Ferranz, mientras, Pablo Iglesias desde Unidos Podemos pide a Pedro Sánchez que dirija una moción de censura. Al final de la tarde todos los acontecimientos ya se han precipitado. Pedro Sánchez toma la decisión de presentar la moción el día después sin esperar a que se reúna la comisión Federal del partido.

A la mañana del 25 de Mayo, la Portavoz del grupo socialista Margarita Robles, entrega en el registro del Congreso la moción. El PP habla de “oportunismo político” y de irresponsabilidad. El secretario de los socialistas está dispuesto a ser investido con el apoyo de los nacionalistas e independentistas. ERC, ve con buenos ojos el movimiento pero aún no se expresa. La jugada sin embargo es redonda, Ciudadanos no puede proponer elecciones anticipadas –espacio donde tendría ventaja, apoyada por los sondéos donde le dan favorito- al no permitir la Constitución en un tiempo de moción de censura esa propuesta.

El 26, el partido socialista ya ha diseñado una estrategia donde no aparece Ciudadanos.

Los contactos han prosperado con los catalanes y el gobierno vasco, que no quiere que se replanteen los presupuestos firmados, claramente favorables para ellos. Los nacionalistas catalanes avisan que no admitirían nunca un pacto con Ciudadanos.

El día después, el 27 de Mayo, los reproches de la bancada conservadora contra el PSOE son evidentes, mientras, Ciudadanos rompe definitivamente con el PP y el día después Pedro Sánchez comunica que abrirá el veto a sesenta proposiciones de ley.

Las jornadas del 28 y del 29 son cruciales, el día 28 Ciudadanos le da la última oportunidad a Rajoy planteándole que convoque elecciones –un hecho que les beneficiaría totalmente- pero Mariano Rajoy no acepta.

Durante la tarde el Comité Federal del PSOE da todo su apoyo a Pedro Sanchéz pero sin pasar las líneas rojas con los independentistas. El día 29, el presidente de la Generalitat Quim Torra hace un gesto claro a Pedro Sánchez, al no introducir a ningún cargo imputado en el próximo gobern, abriendo de esta manera la derogación del 155.

El día 30 el PdeCat y ERC dan el sí a Pedro Sánchez, arrastrando al PNV que durante las próximas horas toma la decisión en Vitoria de apoyar la moción de Censura, sin comunicarlo aún, a expensas de escuchar las palabras que diga Pedro Sánchez en la defensa de la Moción de Censura en el Congreso la mañana del 31.

El futuro ya está aquí

Durante la primera jornada, Pedro Sánchez abrió la sesión con su discurso, exponiendo al final de éste, la seguridad de que no se modificarán los presupuestos del PP.

Aseguraba de esta manera el sí del PNV. Al cerrar el pleno, su portavoz Aitor Esteban, respaldaba con un sí la propuesta de Pedro Sánchez. Se había firmado la sentencia contra el PP. Rajoy perdería el gobierno, siendo el segundo Presidente en la Historia de nuestra democracia desbancado por una moción de censura después de Adolfo Suarez en 1980.

La tarde de esa jornada, mientras se discutía en el Congreso, Rajoy y su núcleo duro pasaban ochos horas en un bar cercano en la Calle Alcalá, a modo de canto de cisne. Todo se había perdido. Ayer, día 1, se desarrollaba el proceso de votación de la moción con 180 votos a favor contra 164 en contra y una abstención. Mariano Rajoy salía del hemiciclo pocos minutos después y Pedro Sánchez, entre agasajos, se convertía en el 7 Presidente de la democracia en España, un lugar para el que no se le presuponía ocho días antes.

Hoy, a las 11 horas jurará su cargo ante el Jefe de Estado, Felipe VI, en la Zarzuela. Nunca un partido político con 85 escaños pudo colocar un Presidente de gobierno en nuestro país. El PSOE de esta forma, se adelanta y toma las riendas de gobierno en una clara apuesta de entablar puentes para solventar la situación actual y ganar socios en unas futuras elecciones. Dando un giro importante y con clara intención estratégica para desde el gobierno afrontar unas futuras elecciones en una posición fuerte, reduciendo la ventaja que se le presupone a Ciudadanos en las próximas generales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!