Pocas horas después de conocerse el pedido de la fiscalía del land Schleswig-Holstein, que solicita que Carles Puigdemont sea entregado a la justicia española por rebelión y malversación, su abogado le ha comunicado la noticia. En declaraciones a la prensa, Jaume Alonso Cuevillas, letrado del expresident ha manifestado que presentará un alegato al pedido de la Fiscalía.

La duración estimada del proceso, entre que se pone en vigor la euroorden y que el Tribunal Supremo emite su fallo deben pasar hasta 60 días. De ese límite de tiempo, ya han transcurrido 10 días, los que Carles Puigdemont lleva detenido en la cárcel de Neumünster, en Alemania.

Con las alegaciones de su abogado, de presentarlas, la decisión final podría demorarse aún más días.

Alonso Cuevillas ha declarado que su cliente se siente bien y confiado en que no ha cometido los delitos de malversación ni rebelión. El letrado no se ha mostrado sorprendido por la determinación de la Fiscalía, sin embargo, confía en que el Tribunal Supremo no coincida con lo expuesto por esta.

En declaraciones a a Rac1, Jaume Alonso Cuevillas, ha comentado que lo "excepcional" hubiese sido que la Fiscalía no pidiera la extradición. Dejando en claro que era una medida que esperaban como defensa.

Consultado sobre la petición de la Fiscalía alemana de mantener en prisión a Carles Puigdemont por considerar que existe riesgo de fuga, el abogado a contestado que se evalúan medidas que puedas mitigar esta creencia.

Una de ellas sería la de proponer un domicilio fijo en Alemania. Por último, ha comentado sobre el estado anímico de su defendido. Ha empleado el término "estupendamente" para definirlo y ha asegurado que está muy tranquilo porque sabe que es "un preso político" y que le harán pagar por todo.

¿Qué puede pasar ahora con Carles Puigdemont y los exconsellers?

Desde que el pasado 21 de marzo el Juez Pablo Llarena determinara el auto de procesamiento en la causa que investiga el Tribunal Supremo español por secesión en Cataluña, muchos exdirigente separatistas han sido declarados en rebeldía. Han quedado en este estado por no presentarse a declarar. Entre ellos se encuentra el ex president, Carles Puigdemont, Marta Rovira y Anna Gabriel, que se están en Suiza; Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret, que acompañaron desde un principio al expresidente en Bélgica, por último, la exconsejera de Educación, Clara Ponsatí, que se encuentra en Escocia.

Cada país determina la forma legal de actuar y los tiempos que se requieren para tomar una decisión. El escenario para el expresident no es favorable. Las similitudes en cuestiones de esta índole para los delitos que se le imputan a Puigdemont hacen sospechar que la determinación del juez no sería favorable para él.

Durante los próximos días, el Tribunal Regional Superior de Schleswig Holstein, localidad en la que fue detenido, lo citará para preguntarle si se opone a su extradición. En el hipotético caso que el líder independentista conteste de manera afirmativa, los trámites para su vuelta a España no demorarían más de 15 días. Si por el contrario, como todo hace prever, Puigdemont se opusiera, el Tribunal cuenta con 60 días desde la detención del acusado para emitir un veredicto.

Fallo que podría prorrogarse 30 días más, aunque en promedio las decisiones suelen emitirse entre los 30 y 40 días, según publica El País.

Suiza pareciera ser el lugar donde menos probabilidades tienen los independentistas huidos de ser extraditados. Al no pertenecer a la Unión Europea, la euroorden no tiene vigor, por lo que se tramitaría por la vía convencional.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!