Una vez más, Ciudadanos mete la pete en las redes sociales, después de dar a conocer una supuesta táctica de adoctrinamiento en una escuela Catalana, que al final, fue destapada en la web por una conocida cuenta de Twitter. El adoctrinar a los niños catalanes a favor del separatismo, es un tema que ya anteriormente ha despertado indignación en España.

Desde los juguetes hechos especialmente para infantes que juega en Catalán hasta los infantes que piden a gritos la libertad de los presos políticos, el tema da para mucho y Ciudadanos sin duda alguna, no lo ha sabido manejar con la delicadeza suficiente.

El fake que provocó indignación en las redes sociales

Todo comenzó con una fotografía en la que se puede observar el patio de un colegio.

En él, una clase entera de niños se encuentran sentados, formando un lazo amarillo.

Diego Clemente [VIDEO], quien funge como diputado para Ciudadanos y también es portavoz de Políticas Integrales para la Discapacidad y Servicios Sociales, fue el primero en compartir la imagen, afirmando que los niños eran de Cataluña y que protestaban por la liberación de los presos. Todo en arás de conseguir más votos para Inés Arrimadas.

Ni lo uno ni lo otro. Tal y como lo mencionaría poco después Maldito Bulo [VIDEO], igualmente en Twitter, los críos eran de un colegio de Zaragoza, y hacían dicho movimiento para crear conciencia sobre el cáncer de mama.

Girauta protagonizó una polémica disputa en Twitter

Otro de los primeros en retuitear el fake fue Juan Carlos Cirauta, aunque esto en él no es nada nuevo, pues ya antes se ha encargado de difundir información falsa.

Uno de los episodios más sonados, fue el que protagonizó el octubre pasado mientras hablaba para el programa de Ana Pastor, "El Objetivo", transmitido por La Sexta. El tema, fueron las manifestaciones que durante el 20 de septiembre se vivieron fuera de la Consejería de Economía. Girauta afirmó que la Guardia Civil había llevado armas en uno de sus vehículos, algo que fue contundentemente refutado por la propia Pastor.

No conforme con ser pillado. Girauta decidió desquitarse en las redes sociales con la periodista Mayka Navarro, de La Vanguardia, alegando que esperaba hiciera las correcciones pertinentes.

Navarro le demostró que la crónica mencionada había sido rectificada en su momento, recordándole que habían pasado días entre la noticia, y las últimas declaraciones de la Guardia Civil.