El Tribunal, por mayoría, rechaza la posición de la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado, que veía "inútil" su comparecencia, aunque sólo se le podrá preguntar en lo que afecta al PP como partícipe a título lucrativo en la causa, de 2003-2004 como secretario general del partido. Los tres magistrados del tribunal se han puesto de acuerdo, por mayoría, aunque han sido necesarios dos recesos para tomar la decisión.

Eduardo Inda declara que "esto puede alterar el pacto de gobernabilidad entre Ciudadanos y PP", hablaba también sobre la financiación ilegal del PP y Bárcenas (los sms que tuvo Rajoy con él) como algo que prueba el escándalo de corrupción en el Partido Popular.

Este suceso ha descolocado por completo al Partido Popular y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. El tribunal del caso Gürtel ha aceptado la declaración de Rajoy como testigo, y dar explicaciones sobre su participación en la famosa "caja B" de la financiación ilegal de su partido. Los hechos, al no tener nada que ver con su cargo como presidente, le da la opción de declarar en su propio domicilio o despacho oficial, a parte de personarse físicamente en la Audencia, pero el tribunal será el que decida finalmente la forma en la que Rajoy declare cuando se tenga una fecha fijada definitivamente.

La Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE), formuló la solicitud de comparecencia.

La Fiscalía expuso en contraposición que "la existencia de la caja B del Partido Popular estaba suficientemente clara ya", y que no era necesario la declaración de Rajoy, pues "no parecía relevante".

Algunos de los implicados en la trama Gürtel se habían opuesto públicamente a la declaración de Mariano Rajoy, pero finalmente todo el proceso se ha llevado a cabo.

La idea general que se ha ido forjando a lo largo del martes es que el tribunal se tendrá que desplazar, pero no está claro a dónde tendrán que ir, si a su despacho oficial, a su domicilio o si el presidente del Gobierno hará su declaración por escrito.

"Resulta necesario oír a los máximos responsables", considera la acusación popular, que ha salido victoriosa en la batalla por la declaración de Rajoy (en su día fue rechazada dos veces).

Correa ha puesto los focos sobre Rajoy y un período concreto en el que el presidente fue el mayor cargo del partido, así que la Audiencia Nacional consideró si llamarlo a declarar o no. ¿Ha habido una auténtica maniobra que obstruía el proceso del juicio de la trama Gürtel para retrasarlo lo más posible? No queda del todo claro, pero hace tiempo que la sociedad española deseaba una respuesta de su presidente y parece que se hará posible dentro de poco.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!