2

Un estudio lanzado el pasado mes de julio del 2018 denominado PURE, Epidemiológico Rural Prospectivo Urbano, ha concluido que los lácteos enteros evitan Enfermedades cardiovasculares. Dicho estudio contó una muestra poblacional de 130.000 participantes de 21 países diferentes y arroja como conclusión que la leche entera y los yogures del mismo tipo son beneficiosos para la salud. Lo que difiere por completo de los mitos nutricionales actuales.

Hasta entonces tomar leche desnatada [VIDEO], 0,0% o sin grasa ayudaba a cualquier persona con problemas de sobrepeso , a mejorar sus problemas cardíacos, la hipertensión, entre otros.

Aparentemente, según el estudio PURE cuanto más fresco y entero sea el producto lácteo más longevidad se tendrá.

Urban Rural Epidemiological (PURE)

El estudio llegó a unas conclusiones inesperadas. Se realizó bajo las pautas de la reducción del consumo de los lácteos. Sorprendentemente, los resultados dieron unas respuestas totalmente diferentes a las que se estaban buscando. Esto debido a la afirnación que se dice en todas partes: 'La leche entera es mala, contiene grasas saturadas y aumenta el colesterol'

Las fuentes de grasas saturadas afectan los lípidos sanguíneos de manera negativa, aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y, a su vez la mortalidad. El estudio contaba con personas mayores de 35-70 años de 21 países de los cinco continentes. La ingesta dietética de productos lácteos se registró utilizando cuestionarios sobre el consumo de lácteos en el país de origen de cada sujeto.

Los productos lácteos analizados fueron la leche, yogur y queso agrupados en lácteos enteros y bajos en grasa [VIDEO].

Y… dónde está la trampa

Los investigadores no contaron con una muestra aleatoria, sino que desde el principio de la investigación preguntaron la frecuencia de consumición de los sujetos. Así durante un año y medio podían controlar tanto su consumo como la actividad cardiovascular de los mismos.

¿Y, eso que tiene que ver? Desde el inicio no se estudió la variabilidad del consumo de lácteos a lo largo de los años de seguimiento. Por lo que, la investigación dejo de tomar en cuenta dos factores determinantes sobre la búsqueda de conclusiones. Estos dos determinantes, la situación económica del contexto y el paso del tiempo por el sujeto que no fueron analizadas correctamente. Estos paradigmas podrían haber dañado las conclusiones del estudio.