Hoy en día las personas cada vez desean más salir de vacaciones, pero la pregunta es ¿por qué? Tal vez para desconectarse, relajarse, pasar tiempo con la familia o para subir fotografías a sus redes sociales y sus amigos vean que bien lo está pasando en su vida que, según redes sociales, es increíble.

Es así como día a día miles de lugares turísticos alrededor del mundo reciben más y más turistas cada año. Siendo considerado contaminación turística por algunos. Como por ejemplo, al ir a los parques nacionales que todos comentan y esperar ver un lugar no intervenido por el ser humano, resulta que es todo lo contrario.

Es ahí donde se encuentran a miles de personas, con sus respectivos celulares amarrados a los hoy famosos selfie sticks, tomando fotos tratando de aparentar que están solos en ese lugar mágico, cuando en realidad están entre una multitud como si estuvieran en pleno paseo peatonal en el medio de la capital.

Ellos no son los únicos que van caminando sin admirar el paisaje y solamente tomando fotos de este. También existen los turistas que viven su viaje a través de una cámara, caminando con esta prendida y viendo todo lo que realmente está frente a él, pero a través de la pantalla de su cámara fotográfica.

Esto está generando que las personas disfruten menos los lugares que actualmente están visitando, donde en ese preciso momento están parados.

Al tomar la fotografía necesaria, se van sin ni siquiera contemplar lo que están viendo con sus propios ojos.

¿A cuántas personas les ha ocurrido lo mismo?

Estar en un lugar increíble y que te pidan que te muevas para que una pareja se pueda tomar una foto con el paisaje, el cual en realidad estabas disfrutando y no aprovechando de verlo virtualmente para luego compartirlo y que todos sepan dónde estás.

¿Cuántas personas han ido a la Torre de Pisa, tomarse la foto evitando que la estructura se caiga y luego de 3 minutos se van a comer una pizza?

¿Cuántas personas cada día se unen a los tours de varias ciudades o países en un periodo corto de tiempo, no permitiendo disfrutar cada lugar, sino entregando los minutos necesarios para grabar, tomarse la selfie de rigor e irse a otro lugar turístico?

Hoy en día, la mayoría de los turistas vive la realidad a través de una cámara, de su pantalla. Convirtiendo así el lugar que está visitando, en uno virtual donde todas las personas del mundo pueden ver dónde está, y esta persona puede congelar este momento para siempre en la memoria, pero de la tarjeta sim de su cámara. Es así como nacieron los turistas zombis, viviendo la realidad a través de la tecnología.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!