El polémico caso de la madre Juana Rivas comenzó en el 2016, cuando Juana huyó de Italia, se fue a España y se negó a entregar a sus dos hijos a su padre, Francesco Arcuri. Ella alegaba abusos psicológicos y físicos, según su versión, siempre la amenazaba con que si lo abandonaba le quitaría a los niños.

Breve cronología del caso

Rivas y Arcuri se conocieron en el año 2004, en Londres, Rivas tenía 23 años y se encontraba en Londres estudiando Inglés. Arcuri, administraba un restaurante. Antes de esconderse con sus hijos Juana interpuso una denuncia de maltrato de género, la cual se encuentra archivada, y no fue tomada en cuenta para el juicio, donde la sentenciaron a cinco años de cárcel y seis años sin la patria potestad [VIDEO] de sus hijos, acusada de sustracción de menores.

El tribunal a cargo del caso consideró que no había pruebas de violencia doméstica y la condenó a 5 años de cárcel

Fuerte críticas contra el sistema judicial de España

En los últimos meses se han realizado dos sentencias de casos polémicos. Primero fue el caso de “La manada” y en estos momentos este caso también desata una nueva ola de críticas fuertes contra el sistema judicial, por parte de grupos de defensa de los derechos de la Mujer y también por parte de políticos españoles

Un líder de una federación de partidos de izquierda, Antonio Maíllo, expresó que el veredicto era una "barbarie" y sentaba un precedente alarmante. El caso de la madre Juana Rivas, se ha convertido en un caso símbolo de la lucha contra la violencia de género en España, provocando muchas protestas en España, manifestaciones que demuestran el apoyo a Juana Rivas.

A pesar de las denuncias y las declaraciones del hijo mayor de Juana, no fueron tomadas en cuenta. Carmen Calvo, vicepresidenta del gobierno español, indicó que Juana Rivas, no debe ser recluida hasta que se corrobore la sentencia

Lo que hizo Juana desencadenó un gran apoyo en la sociedad española, a través de las redes sociales con el hashtag #JuanaEstáEnMiCasa. El abogado de Rivas calificó el veredicto como un "fracaso del sistema judicial" dijo que apelaría la sentencia. Uno de los comentarios más polémicos del caso de Juana es “una mujer que huye del terror para proteger a sus hijos no puede ser acusada de secuestro".

Francesco Arcuri se defiende

Arcuri, el padre de los niños, se defiende y niega las acusaciones que ha hecho Juana en su contra, por maltrato de género, tanto en contra de Juana, como de su propio hijo. Además, dice que es víctima de una campaña mediática. Juana tuvo su primer hijo en el 2006 en España. Tres años más tarde, Arcuri se declaró culpable del delito de golpear a Juana en varias oportunidades.

Sin embargo, Arcuri refiere que nunca, maltrato a Juana ni a su hijo, que se declaró culpable para no ir a la cárcel, debido a que sentencias menores a dos años son excarcelables. También refiere que se declaró culpable para evitar el largo juicio que le impidiera ver a su hijo.

Arcuri tenía una condena anterior por violencia, contra la propia Rivas. Una expareja de Arcuri, surgió en su defensa en el 2017, y les dijo a los medios españoles, que no creía en las acusaciones de abuso.