Sucede que con frecuencia te sientes culpable si no haces lo que tu amiga quiere, si optas por hacer algo diferente a lo que ella quiere, se ofende tanto que es capaz de dejarte de hablar y entre más cedes a lo que ella quiere y dice, más te exige sin importar lo que hagas, nunca parece tomarte en cuenta y siempre eres la mala del cuento. Si todo esto es afirmativo, es seguro que estés siendo víctima de la amiga chantajista, e inmediatamente te preguntas que es lo mejor que puedes hacer en este caso.

La verdad sobre el Chantaje: por ahí dicen que no hay frase más dañina que la de “te quiero si…”. Cuando alguien te pone condiciones para que seas su amiga, no está siendo muy leal que digamos.

El amor y la amistad no se condicionan. Alago que es ley cuando se trata de chantajistas, es que no importa que hagas, nunca va a ser suficiente. Si caes en su chantaje una vez, a la segunda te va a exigir el triple. ¿Y a que nos lleva todo esto? – Nos lleva a que después de tres meses de amistad, tú te encuentras completamente desgastada. Ya que la amiga chantajista es toda una vampiro energética que usa a los demás para llenar un vacío que trae cargando. Por eso nunca queda satisfecha, y quiere que le soluciones un problema que le corresponde arreglar solamente a ella.

Un ejemplo típico es que tú tienes muchas amigas y ella no. Entonces opta por reclamarte y genera un problema mayor para que dejes de hablarles a tus otras amigas y lo que en realidad pasa, es que ella se siente insegura porque no es tan sociable como tú y si te alejas, se quedara sin ninguna amiga.

La verdad es que con frecuencia es más fácil ponerse en el papel de víctima a que asumir el control de su propia vida.

Chantajistas y cómplices

Para que haya chantajes se necesitan dos personas: una que lo haga y otra que lo asuma. Si los chantajes de tu amiga funcionan es porque tú le estás haciendo caso. Para romper el círculo vicioso es necesario que primero veas por qué ella logra hacerte sentir culpable con tanta facilidad. ¿Qué se te está escapando? – Si los demás logran hacerte sentir culpable con tanta facilidad, es porque una parte de ti también cree que estas actuando mal. Así de simple: la inseguridad y el complejo de culpa siempre van de la mano.

Receta para alejar chantajes

  • Mucha seguridad de ti misma.
  • Si notas que te están chantajeando, no cedas. Aquí no aplica lo de “solo por esta vez”.
  • Si te amenazan con decir o hacer algo, la mejor arma es la honestidad.
  • Habla con las otras personas afectadas y así el chantajista se queda sin su mejor arma secreta.
  • Si a pesar de todo sigue siendo chantajista, lo recomendable es poner distancia. Basta con no descuidar a tus demás amigas y salir con ella solo si realmente quieres verla.