¿El vaso está medio lleno o medio vacío? El optimismo puede hacerte pensar en personas felices, sonrientes o alegres sin preocupaciones, pero esto no es necesariamente cierto.

¿Qué es un optimista?

Un optimista es una persona que tiende a tener esperanza y confianza sobre el futuro o el éxito de algo. Los optimistas no son eternamente felices; simplemente tienen una perspectiva generalmente positiva de la vida y valoran la esperanza. Los optimistas generalmente tienen rasgos importantes como la perseverancia, la fe en sus habilidades y la suficiente autoestima para llevarlos a través de los obstáculos en el camino de la vida.

Los optimistas creen que sus acciones significan algo y que importan en el mundo.

Ambas cualidades, el pesimismo y el optimismo, se aprenden en la primera infancia y cambian a medida que la vida determina quién eres. Los optimistas culpan menos, continúan trabajando a través de reveses y saben cuándo es el momento de cortar situaciones negativas de la vida (como personas o eventos).

Los optimistas buscan la armonía: mezclan el tiempo, el esfuerzo, la mentalidad, las acciones, los pensamientos, la experiencia y la suerte para crear algo en lo que creen.

¿Por qué es bueno el optimismo?

Los datos de investigación sugieren que los optimistas reciben mejores beneficios sociales y de salud que los pesimistas. Se ha descubierto que viven más tiempo, tienen mejor capacidad enfrentar los problemas, relaciones más duraderas y sobreviven a tratamientos contra el cáncer a un ritmo mayor.

El optimismo no es la solución para todos los problemas en la tierra, pero tiene ventajas sólidas. Te ayuda a sobrellevar las duras realidades de la vida y asumir los fracasos sin escepticismo. El optimismo te ayuda a crecer a partir de la crítica constructiva, aprenderás a ser más receptivo a los desafíos y te enseñará a ser creativo (y a trabajar más) para obtener un resultado positivo.

El optimismo y el pesimismo son contagiosos. La principal diferencia entre los dos es la actitud. El optimismo puede no cambiar todo, puede ayudar a otros a ver mayores oportunidades, más finales felices, soluciones innovadoras y relaciones duraderas.

Llevando el optimismo a tu vida

Encuentra personas optimistas

Como ya dijimos antes, el optimismo es contagioso. Busca otras personas optimistas [VIDEO]en tu vida. Te mostrarán una guía sobre cómo enfocarte en los aspectos positivos de la vida. Pasa el rato con aquellos que disfrutan la felicidad y se enfrentan a desafíos.

Muévete

Es muy fácil quedar atrapado en el pasado. Ten en cuenta que muchas personas aún viven en él. Los pesimistas enumeran cosas que solían hacer, relaciones previas o errores [VIDEO]que cometieron hace años. Los optimistas saben cuándo es el momento de pasar a algo mejor, en su futuro. Aprenden a comprender lo que pueden cambiar y aceptan lo que no pueden.