Brene Brown, una investigadora de fama mundial que ha dedicado su carrera al estudio de la vergüenza, publicó su libro "Pensé que era Sólo yo (pero no lo es)" en 2007. Su enfoque principal en el libro es detallar los hallazgos de su investigación sobre las mujeres, comprender la vergüenza y construir la resilencia. Sus hallazgos incluyeron las entrevistas de más de trescientas mujeres de diferentes edades, razas, etnias y situaciones de la vida.

Su interés en construir una carrera centrada en investigar la vergüenza se originó en una sola oración:

"No se puede avergonzar o menospreciar a las personas para que cambien sus comportamientos".

Brown reconoció que socialmente usamos la vergüenza para cambiar a las personas y que se está convirtiendo en un elemento cada vez más problemático de nuestra cultura.

Ella lo describe como una epidemia silenciosa porque es un problema social grave, pero las personas no pueden o no quieren hablar abiertamente sobre él. Este es el resultado de ser socializado, a pesar del efecto negativo de las proporciones epidémicas que tiene sobre todos nosotros.

Después de entrevistar a cientos de mujeres, Brown llegó a definir la vergüenza como:

"el sentimiento o la experiencia intensamente dolorosa de creer que somos imperfectos y, por lo tanto, indignos de aceptación y pertenencia".

Su investigación le permitió comprender y formar estrategias para desarrollar la resiliencia. Algunos de sus hallazgos iniciales fueron que los subproductos de la vergüenza eran miedo, culpa y desconexión. Sin embargo, su antídoto más potente fue la empatía, la base de los componentes críticos de la resiliencia: valor, compasión y conexión.

Ella describe la empatía como una práctica y una habilidad que requiere que las personas vean el mundo como otros lo ven, que no sean críticos, que entiendan los sentimientos de los demás y que comuniquen esa comprensión de los sentimientos de la persona.

Mientras Brown profundizaba en su investigación, identificó cuatro elementos compartidos de mujeres con altos niveles de resiliencia:

  • La capacidad de reconocer y comprender sus disparadores de vergüenza.
  • Altos niveles de conciencia crítica sobre su red de vergüenza.
  • La disposición de acercarse a los demás.
  • La capacidad de decir vergüenza.

Reconociendo la vergüenza y los factores desencadenantes

Las mujeres que carecían de la capacidad de recuperación de la vergüenza recurrieron a las pantallas vergonzosas de alejarse, retirarse, silenciarse y mantenerse en secreto, acercándose, apaciguándose y complaciéndose, y moviéndose contra la vergüenza [VIDEO] usando la vergüenza para luchar contra la vergüenza. Para establecer una base sólida de resiliencia, debe conocer sus síntomas de vergüenza y comprender las identidades no deseadas que lo hacen vulnerable y desencadenan la vergüenza.

Practicando conciencia crítica

Crear conciencia crítica aumenta la resiliencia al iluminar el vínculo entre nuestras experiencias personales y los sistemas sociales más amplios. Esto reduce la probabilidad de las mujeres de quedar atrapadas en la red de vergüenza, que Brown define como las expectativas de la comunidad social sobre quién, qué y cómo deberíamos ser.

Los procesos de pensamiento que resultan en quedar atrapados en la red de la vergüenza son individualizar, o creer que eres el único, apologizar o creer que algo anda mal contigo y reforzar o creer que deberías estar avergonzado. Puedes evitar quedarte atrapado en la red de la vergüenza al contextualizar, ver la imagen más grande, normalizar, darte cuenta de que no eres el único y desmitificar, compartir lo que sabes con los demás.

Llegar

La vergüenza prospera en secreto. Cree redes de conexión que le proporcionen la empatía, la conexión y el poder necesarios para liberarse de la red de vergüenza cuando se encuentre atascado. Simplemente acercarse lo ayudará a usted y a los demás al reforzar su red de conexión y la suya propia. Evite separarse o aislarse, comparta su historia y cree un cambio.

Hablando de vergüenza

Si la vergüenza se desarrolla en secreto, se reproduce en silencio. Aprenda a decir vergüenza al identificar lo que está sintiendo y por qué. No apagues ni actúes. Simplemente exprese cómo se siente y pida lo que necesita.

Desarrollar la capacidad de recuperación requiere tiempo y práctica dedicada, pero se puede hacer. Implementa las cuatro estrategias, que son los elementos centrales de la resiliencia de la vergüenza, en tu vida diaria. No permita que se le nieguen sus necesidades humanas básicas de conexión y pertenencia como resultado de la vergüenza. Pensé que era solo yo (pero no lo era)