Todos nos pasamos la vida tratando de ser felices. O eso nos decimos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean. En realidad, hay una gran cantidad de seres humanos [VIDEO] que tienen paurade felicidad. Sucede sobre todo a la gente ansiosa y generosa.

Regulación afectiva

Un estudio estadounidense de 2010 Behavior Research and Therapy, ha tratado de explicar este temor de que el 98% de las veces actúa de manera inconsciente. El estudio revela que a menudo lidiar con la felicidad es tan difícil como vivir en la adversidad.

El problema, de hecho, parece estar en la capacidad de regular nuestras vidas affettiva.Le dificultades en la regulación de los afectos dependen también de la primera relación entre el niño y los padres , especialmente en la fase delicada [VIDEO]en la que el niño debe aprender a distinguir sus estados emocionales aquellos que son necesidades fisiológicas reales.

Como si, para dar un ejemplo simple pero efectivo, tuviéramos que operar el volumen de un estéreo: sería molesto y poco funcional mantenerlo bajo para no percibir música y palabras, del mismo modo que sería dañino bombearlo al máximo. En ambos casos, la percepción se distorsionaría.

Quédate quieto por miedo a perder

El miedo a ser feliz y a disfrutar plenamente de la felicidad es consecuencia del miedo a la desilusión o al no poder alcanzar la meta, renunciando a priori, para no tener que sufrir ni amargarse.

Muy a menudo, sin siquiera darnos cuenta, permanecemos emocionalmente inmóviles, no tomamos decisiones, no movemos las aguas. Tal vez tenemos miedo de que las cosas puedan empeorar en lugar de mejorar, por lo que en la duda continuamos, como autómatas, nuestra vida, en un estado de semi-apatía.

En esta vida diaria que no es desesperación o tristeza, nadie nota nada. Entonces tal vez, un día nos preguntamos, de repente: ¿por qué no estoy feliz? "Tengo una casa, un esposo, un hijo, un trabajo”... o tal vez "soy soltero, pero tengo todo lo que necesito”... tal vez "no todo es perfecto, pero no tengo motivos para quejarme". Entonces, ¿por qué no estoy feliz?

Cinco pequeños trucos para superar esta fobia

Aquí hay cinco pequeños pensamientos que pueden ayudarnos a superar esta fobia.

- Ponerse en la cabeza de que ser feliz no significa no tener problemas. Siempre habrá algún imprevisto, algún dolor por vencer: la vida es una moneda de dos caras, por lo que no podemos permitirnos la felicidad solo en la perfección, porque la perfección no existe.

- El mundo que nos rodea es a menudo tan negativa que "admitir" ser feliz puede parecer casi un insulto a los que sufren o, por el contrario, tenemos miedo de que la gente va a tener envidia y la ruina de nuestro estado de alegría. En este caso, tu felicidad también debe ser tu fortaleza y permanecer firme y positiva.

Estás con tu positividad para tener que infectar a otros.

- Comparte la felicidad, porque es contagiosa. Dale un regalo inesperado a alguien que pueda estar pasando un momento triste. Haz un buen trabajo, cosas simples y no necesariamente vinculadas al dinero. Un ejemplo: traiga las mantas que ya no usa al refugio de su ciudad.

- Sé amable. Siempre. Ser amable libera la felicidad. Si pide un café en el bar, hágalo con una sonrisa, puede cambiar el verso del día de una persona con un pequeño gesto y, al mismo tiempo, es una forma de alimentar su propia felicidad y aceptarla.

- La felicidad no debería ser una embriaguez. Porque el éxtasis pasa rápido. Por lo tanto, no debe experimentarse como una tormenta emocional de la cual estamos pasivamente sumergidos. La felicidad es una elección. Una elección sudorosa y difícil.

Pero si realmente eres alérgico a la felicidad, porque hay un pequeño porcentaje que no la tolera, entonces aún estás orgulloso de ti y de tu sinceridad: me encanta ser infeliz. No te pongas en conflicto contigo mismo. Toma nota de ello y sé feliz de no ser feliz.