Se supone que los niños vayan a la escuela a estudiar, aprender e instruirse así que los padres deberían estar tranquilos mientras ellos se dedican a sus labores en las casas de estudio. Sin embargo dentro de los recintos de educación se pueden dar escenarios donde los niños comienzan a ser afectados y la mayoría de las veces por temor no dicen nada a los adultos [VIDEO] pues están obedeciendo a la amenaza de un agresor.

Lamentablemente a nivel mundial se ha conocido una despreciable practica llamada Bullying, con ella niños y adolescentes con mayor fuerza acosan, golpean, y maltratan verbalmente a otros niños sin que nada lo provoque simplemente es parte de un capricho del alumno.

Señales que tu hijo está siendo maltratado

Hay varias señales que pueden significar que el niño o niña está siendo víctimas de maltrato por alguien mientras están en el colegio. Una de esas señales puede ser pérdida del apetito; por lo general cuando los niños se sientes amenazados o tienen algún temor dejan de comer pues su apetito se inhibe. Otra señal que puede ser acertada es que a diario a la hora de ir al colegio inventan que están enfermos o buscan cualquier excusa para no ir a la escuela ese día.

Si el niño comienza a bajar las calificaciones o a dejar de cumplir con sus asignaciones por estar distraído o disperso es importante que los padres se dirijan de inmediato al colegio para saber lo que puede estar ocurriendo. Pero también es vital que hablen con los niños y les hagan entender que si dicen lo que está ocurriendo les ayudaran a que pronto acabe la pesadilla que puede estar viviendo.

Cómo ayudar al niño a ser libre de los abusos

La mejor recomendación es que en casa los padres les den amor a sus hijos ya que eso les ayuda a sentir confianza en sí mismos, también se recomienda que resalten cada acción positiva del niño con expresiones afectuosas y felicitaciones hacia él, así mantendrá un alta autoestima y a la hora de ser atacado no se dejara someter por otro tan fácilmente. La orientación que puedan recibir en casa de parte de sus padres es el mejor arma contra el abuso y si existe una buena relación entre padre e hijo seguramente les contara sobre cualquier evento de abuso o intento de ello en la escuela disminuyendo así las probabilidades de que se convierta en un problema para toda la familia. Es responsabilidad de todos estar muy pendientes del desarrollo de casos como estos en las escuelas, además de los padres los maestros juegan un papel fundamental en evitar que ocurran este tipo de situaciones delicadas.