Esos chicos intensos a los que les podemos llamar fácilmente “pegotes” tienen características [VIDEO]variadas. Cuando conoces a un chico ni te imaginas que será así, solo piensas en que se interesa mucho en ti y nada más. Puedes reconocer en primer lugar a un pegote, cuando te pide tu número de teléfono más rápido de lo normal y tú se lo das casi sin pensarlo. También te dice desde el principio que eres la chica más linda que ha conocido en toda su vida, y es que un pegote que quiere hacerse el tímido, te mirara durante mucho rato y conseguirá tu número de teléfono a como dé lugar. Del mismo modo, usara cualquier pretexto para llamarte en cualquier momento.

Y ocurre que aunque sea atractivo, por arte de magia se convierte en un horror después de la llamada número 20, si no es que antes.

Por su parte, un pegote profesional aparece “casualmente” cuando menos quieres, o sea todo el tiempo. Siempre te dice que tiene algo muy importante que contarte. Los pegotes además, tienen una manera muy peculiar de causar “ternura” entre la gente que está a tu alrededor. Tus amigos y hasta tu misma familia pueden llegar a decirte que ese chico es de lo más atento porque te manda flores (que tú se las quisieras regresar en forma de proyectil), o que es tan lindo porque siempre se ofrece para ayudarte a hacer tus tareas; claro que cuando accedes, en vez de resolver tu tarea, solo se ocupa de mirarte y de decirte lo mucho que le encanta estar contigo a toda hora, o en uno de los casos de pegote extremo, el chico se hará el acomedido y le dirá a tu mamá que él puede ir al mercado a hacer las compras o que ir al centro a conseguirle ese libro imposible a tu hermano menor, o inclusive, le dirá a tu papá que no se afane, que el conseguirá el repuesto del carro que tanto ha buscado.

Entonces así, el pegote se convierte en un chico educado y único para tu familia, y te dirán que eres una intolerante por no hacerle caso a una joya [VIDEO]de hombre como él. Tu mientras tanto, quieres abrirle los ojos a ellos, pero lo único que logras es que te vean como la villana malvada del cuento.

Formas de manifestarse de estos “pegotes”

Este tipo de hombres tienen múltiples formas de manifestarse, pero eso sí, tienen dos características que los hacen muy similares, por no decir que iguales:

  • Bajo una fachada de chicos inocentes, en realidad son necios, tercos y obstinantes.
  • No entienden por ningún motivo que ya no los soportamos; o sea, no oyen ni leen mensajes.

¿Y qué podemos hacer?

Ya vimos que los “pegotes” no entienden que no los queremos cerca, por lo tanto, no quieras que entienda tu malestar por medio de indirectas, es mejor decirle lo que sientes de la manera más franca que puedas. No se trata de agredirlo sino de que sepa lo que piensas realmente de él.

En este sentido, no te niegues ni te escondas.

Enfréntalo y se muy sincera. También mantente firme y se precisa y clara en tus palabras, sostenlas siempre. Además puede decirle de buena manera, que trate de corregir su actitud o que pida orientación para que no se vaya a quedar solo para siempre.