Desde que empecé mi andadura en el mundo virtual, me he encontrado con una innumerable cantidad de especies que habitan en este maravilloso submundo de las redes sociales. Una fauna que desconocía por completo. Está el analfabeto, el ignorante, el troll, el tonto útil, el desinformado, el que se las da de sabiendo y se equivoca en los datos, el que te pone una cita que no es de ese autor, el que da patadas al diccionario, etc. Pero todos ellos coinciden en algo y es que soy un #facha y en algunas ocasiones hasta un nazi.

No ocultaré que me provoca carcajadas leer algunos de los comentarios de estos miembros que forman parte del catetismo más ilustrado de nuestro país, porque entre otras cosas, a diario critico sus postulados.

Los fascistas al igual que los nazis o los comunistas, tienen en común que: apoyan la nacionalización de empresas, están en contra del libre mercado, utilizan fondos públicos para hacer propaganda estatal, utilizan la educación para adoctrinar a los niños, están a favor del colectivismo, culpan de su fracaso a la oligarquía, defienden el interés colectivo por encima de las libertades individuales, apoyan la unión partido-Estado, que el gobierno controle los medios de comunicación y por supuesto, que el Estado dirija la producción de las empresas.

Sin ser un anarcocapilista, me encuentro muy lejos de apoyar cualquiera de las medidas antes mencionadas, no por mera cuestión ideológica, sino más bien, porque la historia ha demostrado que el único sistema capaz de generar progreso y prosperidad ha sido, es y será el capitalismo.

Vídeos destacados del día

A pesar de ello, en los últimos días he podido deleitarme con comentarios como: ‘’criticas a los musulmanes porque eres un nazi’’ o el socorrido ‘’facha’’, aunque este último está reservado para aquellos que poseen un nivel intelectual al alcance de muy pocos.

Obviamente no pierdo el tiempo en contestar a estos tipos, de qué me serviría explicarles que Hitler y El Gran Mufti Hajj Muhammad Amin al-Husseini, formaron la Legión Árabe Libre en 1941. De qué me serviría decirles que dicha Legión estaba compuesta por soldados musulmanes que combatieron codo con codo con la Wehrmacht. De qué serviría explicarles que Mussolini, miembro del Partido Socialista Italiano, fue quien instauró en Italia un sistema socialista, que el mismo Lenin lamentó en una carta escrita a los líderes del partido socialista su marcha, en la cual decía: ‘’qué desperdicio que lo hayamos perdido. Es un hombre de primera clase que hubiera llevado a nuestro partido al poder’’. De qué sirve enseñarles vídeos en los que Mussolini se refiere al pueblo como ‘’camaradas’’.

De qué sirve mostrarles discursos del dictador italiano en los cuales culpa a la plutocracia europea de todos los males de Italia y se autoproclama socialista. Ahora hablan de la oligarquía europea, sí, ya sé que no es un gran avance, pero para la izquierda cambiar una palabra es todo un logro que les ha llevado un siglo de trabajo.

En definitiva, que sí, para la borregada soy un facha, pero un facha muy muy facha, casi casi tanto como Perón, pero es normal que utilicen esos calificativos, ya que como dijo François de la Rochefoucauld: "Los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance".