No es demasiado difícil encontrar a una persona que padezca síntomas de los que describimos más adelante. ¿Por qué?  Porque convivimos siempre y cada segundo entre miles de espíritus o fantasmas como cada uno los quiera llamar. Pero aunque estemos conviviendo día a día con ellos la mayoría no dan señales de existencia. Los que si lo hacen  suele ser por un motivo concreto,  quieren dar un mensaje, pedir ayuda o simplemente un ente burlón que disfruta haciendo pasar miedo a los humanos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

 Lo más importante es que jamás seamos atacados por ellos, ni suframos poltergeist porque entonces el tema ya sería más serio y se debería llamar a alguien entendido en el tema.

Estos son algunos de los signos más frecuentes en casas donde habita algún espíritu.

Electrodomésticos que se encienden y se apagan sin que nadie los haya tocado ni estén programados para hacerlo.  Luces que se encienden o bien se apagan sin que nadie le dé al interruptor.  También se puede descartar llamado a un electricista y ver si hay algún fallo o está todo correcto.  

Objetos de nuestra casa que desaparecen y nunca más sabemos de ellos, o vuelven a aparecer en otro lugar que no lo hemos dejado nosotros u otro habitante de la casa en ese lugar.

Bolsas de aire caliente o frio. Este es un síntoma bastante frecuente en lo paranormal, como si hubiera justo en un lugar como una masa o bola de aire frio o caliente sin razón alguna.

Pasos, crujidos,  golpes  y sonidos extraños.

Vídeos destacados del día

Es uno de los primeros síntomas paranormales que aparecen.

Siluetas o sombras que se ven a través del rabillo del ojo, que no tiene explicación.  

Las mascotas tienen un “sexto sentido” que los humanos no tenemos. Cuando tienen un comportamiento extraño,  como ladrar a una pared de la casa donde no hay nada, perseguir con la mirada algo que no hay, estos son algunos de los ejemplos.

Susurros, lamentos o lloriqueos que no vienen de nadie, a veces cuando estas casi dormido te susurran al oído tu nombre,  este es un ejemplo.

Cosas que se mueven solas en casa o puertas que se abren o cierran y están las ventanas cerradas y no hay nada que le dé una explicación. Una puerta que se abre o cierra sola. Juguetes de los niños que se encienden solos, o incluso a veces también se oyen ruidos como si estuvieran moviendo los muebles.

Tener muy a menudo sueños y pesadillas  y siempre salga alguien a quien no conocemos. La sensación de que alguien nos ha tocado  o sentirse como si hubiera alguien más con nosotros.

Mi consejo es no perder los nervios y mucho menos demostrarle miedo o jugar con el y responderle.