Generalmente un mujeriego es un hombre encantador, con buena palabra y excelente presencia, cuyo fin es llevarse a la cama todas las mujeres que  pueda. Cuántas no han tenido una dulce o amarga experiencia con éstos seres que saben encantar como el cielo o hacer arder un infierno. Así que he decidido darles unas pequeñas pistas para identificarlos:    

                                                

  • No son para nada personas tímidas. No se trata si es guapo o no, sólo sí sabe despertar el interés en ti con lo que habla.
  • Excusas hasta para respirar. Así mismo, estos seres tienen una coartada para todo pues deben compartir el tiempo con otras más de la lista, lo que resulta una tarea difícil pero que al final les es provechosa.
  • Cero publicaciones de amor en redes sociales. Hoy en día estos medios se han convertido en un tren de información, cuyas pasajeras muchas veces tienen que ver más de lo que aparentan con la estación que siguen o comentan.
  • Sentimientos temporales. Básicamente es un recurso para conquistar o para contentar cuando una Mujer se enoja, del resto estos sentimientos desaparecen más que un fantasma caminando hacia la luz.
  • Vida social activa. A un mujeriego no lo vas a encontrar orando en la cima de una montaña en un retiro espiritual, más bien en fiestas o lugares donde haya movimiento y la oportunidad de conocer nuevas personas. Los fines de semana son clave para esto y entre semana para encuentros casuales, que claramente no son para rezar y limpiar el alma.
  • El sexo es una constante. Todos los planetas en el universo de un mujeriego se alinean para esto, es su sol, su día a día y filosofía de vida por lo que tus sentimientos, planes a futuro y necesidades fuera de esto pasan a ser irrelevantes y aburridas.
  • En línea a altas horas de la noche. Ésta es la hora más adecuada para conversar con las futuras y actuales victimas, ignorando conversaciones que no interesan porque lo nuevo es mucho mejor, respondiendo al rato por cortesía y no perder algo que ya es seguro.
  • “Me gustas” que hablan solos. Con el auge de las redes sociales éste pequeño botoncito nos puede dar una pista si ocurre algo raro y con quién.
  • Complicidad. No hay mejor coartada que un buen amigo, entre hombres jamás debe entregarse a otro compañero de lucha, no está permitido. Así como también los padres jamás entregaran a su hijo para decirles que salió con alguien o trajo otra chica a la casa.

Como vemos ser mujeriego es un arte, pero es uno apreciable para ojos expertos y no todo hombre sabe hacerlo bien.

¿Qué opinan?