Desde que empezó Supervivientes, he oído todo tipo de críticas hacia una compañera a la que conozco personalmente, la periodista Isabel Rábago, y sí, digo periodista con orgullo porque yo también lo soy, y es que parece que decir que somos periodistas en Televisión es un crimen.

He oído desde que, si habla con algún compañero resulta que le está realizando una entrevista para luego ir a un plató de televisión, hasta decir que no tiene ningún apoyo fuera. Qué perdidos andan aquellos que dicen estas sandeces.

La realidad es que Isabel Rábago no se ha sentado jamás en un plató de televisión si no ha sido como periodista y tras realizar debidamente sus investigaciones, informaciones y demás trabajo que hace falta para hablar o entrevistar con propiedad en un programa de televisión sobre un tema concreto.

Por otro lado, ¿A qué necio se le ha ocurrido inventar que Isabel no tiene apoyo fuera?, lo siento compañeros de Sálvame, lo he oído en vuestro programa y como dice el dicho "estáis más perdidos que el barco del arroz" Puede que no sea tan popular como el resto de personajes que venden su vida y son de interés público, pero apoyo tiene a raudales.

Isabel es buena persona, luchadora, positiva, constante, su paso por Supervivientes está siendo impecable. La primera vez que me puse en contacto con ella me atendió aún sin conocerme personalmente y posteriormente cuando nos conocimos en el programa Enemigos Íntimos, me trato con un cariño y una educación que ya quisieran muchos de los que están en esa isla parecerse a ella.

Me parece muy valiente por su parte su paso por Supervivientes, exponerse de esa forma en un reality y conseguir conservar su vida privada alejada del entorno televisivo que la rodea.

Vídeos destacados del día

A ella no le hace falta ir a este programa para que luego le salgan bolos en discotecas, ni siquiera le hace falta para sentarse en un programa porque ya estaba trabajando en uno antes de entrar en Supervivientes.

Por supuesto, no puedo acabar sin comentar que clase de compañeros ha tenido en la isla, que ninguno le ha dicho el problema que estaba teniendo con las encías. Cuando Isabel Rábago ha llegado a 'Isla Destierro', otra concursante, Elisa, se ha dado cuenta de que la periodista tenía las encías inflamadas y blancas. Isabel pudo comprobarlo mirándose en el reflejo de un adorno de su bañador, estoy segura de que ese adorno no estaba ahí por casualidad, y es que hay quien lleva a la isla bikinis útiles y hay quien lo único que quiere es mostrar su cuerpo cuanto más mejor y sería aceptable si no fuera porque es un concurso de supervivencia.

Isabel está muy preocupada porque ninguno de sus anteriores compañeros de concurso le ha comentado lo que le estaba ocurriendo, y no sabe el tiempo que lleva así, esperemos que el médico la vea y no sea nada, porque las heridas o infecciones en la boca suelen ser bastante dolorosas.

La periodista puede estar orgullosa de su paso por Supervivientes, todos los que la conocemos lo estamos.