El curriculum vitae adquiere un valor realmente notable cuando es actualizado de un modo frecuente. En caso contrario, el curriculum muestra una imagen poco dinámica. El currículum vitae no es un fin en sí mismo sino un medio a través del que el candidato se presenta ante una empresa mostrando su experiencia profesional y su formación académica. Con la proximidad del verano es un buen momento para reactivar la búsqueda de #Trabajo. En ese caso, actualizar el currículum es el primer paso para lograr una entrevista de trabajo.

¿Cómo elaborar un currículum vitae profesional para buscar trabajo?

Un currículum debe de estar estructurado en bloques temáticos que permiten aportar a este documento una imagen coherente.

Además, estos bloques temáticos también aportan un orden a la información. Algunos de los apartados que no deben de faltar son: datos personales del candidato, experiencia laboral, formación académica y conocimiento de idiomas.

La extensión de un buen currículum no debe de ser superior a uno o dos folios. El límite de espacio ayuda al candidato a seleccionar de un modo positivo la información que realmente es importante. Desde este punto de vista, un currículum puede requerir ciertos cambios dependiendo del puesto de empleo al que opta el candidato y los detalles descritos en las oferta de empleo.

Existen distintos tipos de currículum. El modelo de currículum cronológico es uno de los más utilizados ya que permite estructurar la información académica y profesional en un contexto temporal que muestra un seguimiento.

Vídeos destacados del día

Esta estructura es muy visual para describir la evolución de un candidato.

Al redactar el currículum vitae no solo es indispensable poner atención al contenido sino también, a los aspectos formales. Por ejemplo, es muy importante cuidar la presentación al imprimir el texto en un papel de calidad. Es aconsejable corregir el currículum y dedicar tiempo a realizar relecturas posteriores para corregir posibles faltas de ortografía o la repetición de un mismo término.

Adjunta una carta de presentación junto al currículum para poder expresar a través de este medio los puntos más destacados del currículum mediante un formato que permite una comunicación más directa.