La Sexta ha llegado a convertirse en un icono de cadena televisiva de “izquierdas” en España, y por rebote, la tertulia política de “La Sexta Noche” nos ha llegado a parecer un debate bastante plural.

Lo cierto es que la izquierda, vende, y Atresmedia lo único que ha hecho ha sido llenar un nicho que estaba vacío. Comenzó reclutando personajes polémicos y de apariencia izquierdista y realizó formatos llamativos para aquellas personas hastiadas de la apariencia bipartidista de la información.

Pero lo cierto es que todo está calculadísimo. Resulta casi de risa, que una empresa fomente una revolución anticapitalista en España y como es obvio, nada más lejos de la realidad.

“La Sexta Noche”, está cargada de mensajes que generan "opiniones fantasma". Veremos varios puntos que nos harán pensar, después, cada uno deberá sacar sus propias conclusiones.

Los tertulianos están divididos estratégicamente en dos facciones. Como es natural, el PSOE se sitúa a la izquierda y el PP a la derecha, manteniendo sus posiciones de honor. Antonio Miguel Carmona y Paco Marhuenda, respectivamente, se sitúan a ambos lados del moderador.

Un periodista y no un político es el representante de la derecha, lo que otorga una sensación de normalidad a su postura. Da la impresión de que el PP se encuentra en inferioridad, ¿verdad?

A Marhuenda, se le suman varias voces como la de Eduardo Inda, un portavoz del partido, últimamente, Pablo Casado y algún que otro periodista con ideología de derechas. Si seguimos con esta división ideológica, la derecha cuenta también en Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, y en UPyD, por lo que esta facción obtiene ya seis representantes. Si decidimos que el PSOE no es realmente socialista, serían siete, pero eso lo dejo a vuestra libre interpretación.

En el otro extremo, al lado de Carmona, encontramos normalmente a algún representante de Izquierda Unida y de Podemos, además de alguna figura de ideología cercana al Partido Socialista que, por lo general, despiertan la simpatía de los televidentes. Son cuatro (o tres) frente a seis (o siete), según se mire. Además está el experto invitado, que desde su superioridad, rara vez critica el sistema capitalista en el que vivimos.

La aparición de la autoridad técnica, normalmente de carácter neoliberal, que representa la objetividad científica frente a la mera opinión política. Un economista por lo general, aparece para iluminar a los telespectadores con su sabiduría.

Tiene las herramientas básicas de un docente, la pizarra y el puntero, lo que le otorga superioridad sobre el resto de los presentes. Lo que la gente espera de un experto, es que éste debe ser objetivo y para nada estar sujeto a ideologías propias, su única función es arrojar un poco de luz a la “plebe”.

No hay duda de que La Sexta, ha sabido canalizar la aparición de fuerzas nuevas y de explotar su carácter mediático. Un ejemplo son Pablo Iglesias o Ada Colau, personalidades carismáticas que ha conectado fuertemente con las inquietudes sociales.

No se trata más que de una inversión magistral. En todo caso, el mensaje que nos transmite “La Sexta Noche” es que al final, el capitalismo funciona y estupendamente además. Invito a los televidentes a observar con ojo crítico, pues no por esto hay que dejar de ver nada. Es bueno colocar filtros y dejar de ser meros observadores que canalizamos de buen grado todo aquello que nos llega.

Si quieres estar al día de mis artículos, haz click en el botón de “seguir”, al lado de mi nombre.