El conocimiento, qué es y cuál es el límite ¿realmente tenemos conocimientos? Sócrates ya lo dijo muy claro hace cientos de años. 'Sólo sé que no sé nada'.

El conocimiento y la definición ya era un problema filosófico para los antiguos pensadores presocráticos, que lo estudiaron y reflexionaron distinguiendo: el verdadero conocimiento (epísteme) y la opinión (doxa). El espíteme era el conocimiento que va más allá de los sentidos, y el doxa, es el conocimiento que aparentemente nos proporciona los sentidos.

Hasta el siglo XII, quedamos un poquito estancados sin aportar más ideas a la definición de conocimiento. Luego vinieron varios Filósofos, que nos quisieron explicar que el conocimiento es una actividad donde el sujeto representa un objeto, por lo que la representación es como el sujeto puede pensar en el objeto, por lo que el conocimiento puede ser a la misma vez inmanente y trascedente.

Inmanente porque la representación nace del sujeto, y trascendente porque ninguna representación sería posible si no existiese fuere del sujeto.

En el siglo XVII, con la corriente filosófica del Racionalismo, surgida con Descartes, profundizan más en el racionalismo del conocimiento, diciendo que se basa en la RAZÓN, nuestro conocimiento tiene origen en las ideas innatas, siendo la primera idea innata el YO, sin esto sería imposible tener un conocimiento.

Luego averigüé que con el Empirismo, el conocimiento vienen dado por la experiencia que nos da los sentidos. Los empiristas afirmaban: no hay nada en nuestro entendimiento que no haya pasado por nuestros sentidos. Todos nuestros conocimientos se originan con la experiencia, y no pueden ir más allá. Quizás por eso conceptos como, Dios, alma, no tienen sentido como conceptos.

Vídeos destacados del día

Para los Empiristas, el conocimiento tiene un límite y lo da la experiencia.

Pero Kant en "Crítica de la razón pura", nos explica que no es lo mismo pensar en un objeto que conocer ese objeto, el conocimiento supone dos elementos, primero el concepto por el cual es pensado un objeto, y segundo, la intuición por medio de la cual el objeto es dado, a esta filosofía la llamamos APRIORISMO. Kant, defiende que el conocimiento es una síntesis de un elemento dado por el objeto: materia, y el elemento puesto por el sujeto: forma. Para conocer hay que ubicar el objeto en el espacio y el tiempo, aplicando a priori la facultad de la sensibilidad y luego la facultad del entendimiento.

En la actualidad la aceleración de con que recibimos tantísimos conocimientos, que estallaríamos si realmente nos quedara todo en el cerebro, y sin embargo queremos más y sin embargo cuanto más sabemos, menos sabemos de las preguntas esenciales.

Luego de leer medio año a filósofos y pensadores, y observando a la gente y escuchando a gente inteligente, entendí mejor todo: existen 3 tipos de personas; el primer grupo, que son la mayoría, no sabe nada y ni le importa saber nada.

El segundo grupo que llamaríamos intelectuales, son gente que quiere saber, que cree que sabe, pero no sabe nada. El tercer grupo, minoritario, es el que sabe que NO sabe nada y también sabe que los demás tampoco saben.

Navegamos entre sabios, expertos y conocimientos, pero saber de las energías que mueven el mundo o el significado del hombre sobre la tierra, de donde salimos, hacia donde vamos, si somos los únicos en este Universo… ¡Nadie sabe nada!

La ciencia cuanto más se expande, cuando más crece, más amplia el límite de lo desconocido.

Cuanto más sabemos más descubrimos que nos queda mucho más para saber, es un dilema que no sabemos resolver, la ciencia da sus gigantes pasos, para descubrir nuevas formas de actuar, nuevos organismos cada vez más pequeños y mirando continuamente hacia un horizonte que cada vez está más lejos.

Corrección (20/08/2018): Una antigua versión de este artículo afirmaba que Aristóteles fue el autor de la frase "'Sólo sé que no sé nada", cuando en realidad fue Sócrates.