Eran las 17:02 cuando se podía ver como los Strays ocupaban la calle principal de arriba a abajo que daba acceso a la Sala Razzmatazz donde horas después tendría lugar el concierto. Mientras llegaba la hora de apertura de puertas la gente decidía amenizar la espera cantando las tan famosas canciones que han catapultado a Sleeping With Sirens a la actual gira mundial que pondrá fin en Madrid.

Mientras unos cantaban, los demás hacían cola por grupos de en orden e iban a por comida que después usarían como energía para el concierto

Antes de que aquellas personas que habían comprado el Meet&Greet para estar con ellos, pudieron ver a los miembros del grupo entrar a tan sólo 5 metros delante de ellos lo que provocó la exaltación de sus fanáticos, síntoma de las ansiadas ganas de poder verlos.

A las 19:00 se abrieron las puertas de acceso al recinto el público empezó a llenar la sala corriendo cual niño pequeño que ve a sus padres por primera vez después de volver a vacaciones, una sala que casi colgaba el cartel de aforo completo mientras ésta era iluminada por un virtuoso juego de luces que reflejaba la cara de alegría de la gente que había acudido a verlos.

Primero Chase Atlantic seguidos por Chapel y su potente batería

Los sonidos de las palmadas del público dieron paso a la potente puesta en escena de los australianos donde Mitchel Cave, frontman del grupo, acompañado por una toalla guiaba los movimientos de la mano del público de derecha a izquierda mientras los potentes ritmos de la batería se acoplaban a su voz.

Uno de los momentos más bonitos de la noche llegó con la canción Friends, cuyo sonido literalmente hizo vibrar a toda la sala debido a la fuerza con la que los músicos la interpretaron.

Tras la gran interpretación de Chase Atlantic donde predominó el ritmo de R&B llegó el turno de Chapel donde Kortney Grinwis sorprendió a todos con su veloz ritmo de batería en donde cada vez que la baqueta hacía contacto con los platillos se creaba una armonía musical increíble que hacían retumbar la Sala Razzmatazz.

Mientras la gente cantaba asomó un mechero cuyo dueño marcaba el movimiento de las manos mientras Carter Hardin, el cantante, interpretaba sus mágicas canciones.

La voz de Kellin y las canciones acústicas

El público, teléfono en mano para así captar la entrada de Nick Martin y compañía, empezaba a corear las canciones para calentar sus voces que más tarde quedarían afónicas. Kellin, con micrófono en mano, realizaría con un potente grito propio del hardcore que daba inicio a los fuertes golpes de batería realizados por Gabe en los que la combinación de sonidos darían el inicio a We Like It Loud con un increíble juego de luces que estaba perfectamente sincronizado al ritmo de las canciones provocando una sensación de fascinante.

Uno de los momentos más esperados por los Strays, nombre que reciben los fans, fue con la interpretación de Better Off Death ya que el contenido de la letra refleja la situación que muchas personas han pasado por a lo largo de su vida, el acoso.

Por ello, hacen de ésta, una de las canciones más populares de su disco Madness a la vez que de las más aclamadas por su público, además que fue interpretada a la perfección por Kellin Quinn quien demostró a lo largo de la noche saber adaptarse a cualquier estilo y ritmo musical necesario para hacer de la noche algo mágico en lo que era su primera visita a España.

Uno de los instantes más esperados ocurrió cuando Nick se hizo con la guitarra acústica para dar paso a la interpretación de las canciones: One Man Army, Scene Two: Rogger Rabbit, Gossip y la tan ansiada The Strays.

Cabe destacar la forma de acabar de ésta última canción ya que, por sorpresa, aparecieron los demás músicos para poner el sonido más hardcore posible al concierto y así enloquecer a un público anonadado por lo que estaba viendo.

Tras la sesión acústica que hacía del evento un lugar más íntimo llegó el momento en el que Gabe Barham se guardaría al público en su bolsillo con su demostración de fuerza y poderío sobre la batería de Sleeping With Sirens gracias a su performance en Trouble y Congratulations lo que hicieron que se estuviera presenciando un terremoto en pleno concierto debido a las potentes vibraciones que salían de sus baquetas y bombos.

Fin a una noche mágica

El concierto llegaría a su fin con la misma tónica que hubo a lo largo de la noche, un sonido enérgico que sirvió para que, en canciones como If You Can't Hang y Kick Me, crearan consigo un ambiente mágico donde el juego de luces fue vital ya que se podía ver en el rostro de los miembros del grupo la felicidad que tenían al tocar ante su gente cada vez que los focos estaban en dirección al escenario.

Sus Conciertos en España cerrarán un Gossip World Tour 2018 que ha causado que Sleeping With Sirens expandiera su Música y así tener más reconocimiento, que sin lugar a dudas, han conseguido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más