Quantic Dream ha lanzado el pasado 25 de mayo un juego para PS4 que está cosechando magníficas críticas. Se trata de ‘Detroit: Become Human’ y se trata de una aventura con múltiples líneas de acción, dependientes de las decisiones que se tomen a lo largo del mismo. La duración media se encuentra en torno a las 15 horas, pero no sería más que un tanteo, ya que las posibilidades de nuevos e inesperados finales anima a retomar la jugada.

Un juego de acción a tres bandas con múltiples decisiones

Estamos en Detroit, en 2038, y tres androides son los protagonistas, a los que llevarás por diferentes caminos, definiendo su personalidad y creando nuevas situaciones, consecuencia de las decisiones que vas tomando.

El ambiente en que te mueves es el de una ciudad que vive un aparente mundo feliz, gracias a la acción de los androides, ocupados en tareas peligrosas o rutinarias. El caso es que buena parte de la humanidad circundante ha entrado en cierta apatía, mientras que algunos androides han comenzado a salirse de sus programaciones y se erigen en los primeros rebeldes, miembros perseguidos de una libertad recién adquirida. Esto provoca la persecución de policías humanos y algunos compañeros robóticos.

La historia base es la que tantas hemos visto en la ciencia ficción, con máquinas que desarrollan capacidades que solo los humanos creíamos tener. Sin embargo, cuando la humanidad se degrada, ¿puede el androide asumir su papel?

Tu misión es la de dirigir a los tres androides protagonistas y, según las conversaciones, acciones y decisiones que tomes, los irás definiendo, cambiará la percepción de otros sobre ellos y la historia tomará derroteros diferentes.

Las posibilidades son tantas que no tienes otro remedio que repetir partidas completas o secciones determinadas para poder saber que pasaría si tomas otras decisiones. Además, y es una de las sorpresas del juego, podrás ver cómo los finales alternativos son muy diferentes, gracias a un esquema de flujo que señala tu recorrido, pero te muestra todo lo que dejaste sin probar.

También tiene el detalle de que la historia sigue adelante a pesar de la muerte de algunos de sus protagonistas.

Los tres androides jugables

Connor es un androide policía, programado para la colaboración con humanos y la persecución de androides que se saltan su programación, denominados “divergentes”. Como los otros dos androides que dirigirás, está interpretado por un actor de carne y hueso.

En ese caso tenemos a Bryan Dechart. Y las opciones de conducta van desde la persecución fría y eficaz hasta la comprensión de los divergentes y el cuestionamiento de la propia misión.

Markus es el segundo androide de corte masculino y su liberación le ha llevado a liderar un movimiento de divergentes. El actor elegido fue Jesse Willians. Markus lanza un mensaje público que puede ir desde el radical pro libertad androide al de una resistencia pacífica con apertura a la colaboración con humanos.

Y, para finalizar la tríada, la chica. Encarnada por Valorie Curry, tenemos a Kara. A ella le ha tocado cuidar de un padre violento y una hija menor. Con ella huye, para poder protegerla del progenitor. ¿Lograrás conducirlas vivas por los bajos fondos de Detroit o asumirás una postura de luchadora para Kara?

Un mundo abierto fuera del juego

‘Detroit: Become Human’ no se queda en la información que consigues gracias a las tres perspectivas androides. Para poder saber más de ellos y del mundo que ocupan, una completa promoción del juego está publicando cortos abiertos a todo el mundo. Sin embargo, los jugadores podrán acceder a documentales y otro material exclusivo, gracias a una serie de acciones remuneradas en el juego.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!