El Premio Nobel de Literatura es el premio más prestigioso del mundo para cualquier escritor. Hay varias veces que se ha criticado amargamente que haya ido a escritores respetables pero desconocidos, o que poco aportaban de verdad a la literatura, mientras que escritores y escritoras de mucha valía nunca lo ganaron.

Y estos días ha salido una iniciativa que busca solucionar uno de estos casos: un manifiesto firmado por unas doscientas personalidades de la cultura y la política pide que el escritor y poeta Federico García Lorca, fusilado en agosto de 1936, un mes después de empezada la Guerra Civil en la provincia de Granada y cuyos restos mortales siguen perdidos en una cuneta desconocida, reciba a título póstumo el Premio Nobel de Literatura.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Libros

Una iniciativa loable, pero ocurre que el científico Alfred Nobel, el creador de los premios que llevan su nombre dejó escrito en su testamento que solo se pueden conceder a autores vivos.

Manifiesto presentado en Granada

En un acto celebrado en la Plaza de Mariana Pineda de Granada, se presentó dicho manifiesto. Designan a Lorca como “un poeta de muerte imposible”, del cual se celebra además el 120 aniversario de su nacimiento. Recuerdan que es “uno de los autores universales más leídos”, motivo suficiente para que la Academia Sueca del Premio Nobel haga una excepción a pesar de ser un autor que ya no vive.

El manifiesto lleva la firma de actores como: Javier Bardem y José Sacristán. Políticos como: el Secretario General de ERC, Oriol Junqueras, o el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el de IU, Alberto Garzón, además de la alcaldesa madrileña Manuela Carmena. Consideran que así se arreglará la injusticia histórica que Federico García Lorca sufrió con su fusilamiento y sus restos mortales todavía desaparecidos.

Como todos sabemos, el Premio Nobel de Literatura ha tenido premios celebrados unánimemente y otros muy discutidos, igual que las demás categorías del premio sueco.

El caso poco conocido de Àngel Guimerà

Queríamos comentar aquí como anécdota poco conocida( y que resulta interesante) que hace un siglo fue candidato al Nobel de Literatura el escritor catalán Àngel Guimerà. Estuvo a punto de ganarlo pero finalmente circunstancias extrañas le impidieron obtenerlo.

Siguió entre los candidatos casi dos décadas hasta su muerte en 1924. Lo citamos porque en Twitter, algunos internautas, por lo de Lorca, recuperaron el caso de Guimerà que al estar vivo en 1906 lo podría haber ganado perfectamente.

Otro escritor, Joan-Lluís Lluís, de la Catalunya Nord (como se conoce a la Catalunya situada en Francia), contó en un artículo del año 2010 en el diario Avui que uno de los miembros de la Academia Sueca, Kjell Espmark, sacó en 1986 una “biografía autorizada” de los Premios Nobel.

En el libro cuenta que la razón de la Academia para no premiar a Guimerà se resolvió con excusas tipo “No herir el orgullo nacional castellano”, al ser Guimerà un autor de lengua catalana.

Algo extraño, ya que en 1904 fue premiado José Echegaray y no podía dejarse fuera a Guimerà con que no se le puede premiar “antes que sea recompensado otro escritor que se exprese en la lengua noble más antigua de su país”, según cuenta Espmark.

El siguiente escritor del país premiado fue Jacinto Benavente en 1922. Guimerà tenía que esperar, pero su muerte dos años después evitó tanto su merecido premio como el de su colega.