Un amigo me decía que no le gustaba el cine francés, que tenía una completa animadversión debido a una mezcolanza de motivos: sus códigos, su tipo de humor, su temática… Tras hablar con él y querer convencerle de lo contrario, me vinieron una serie de buenas películas a la mente para cambiarle de parecer. Estas son:

Un corazón en invierno (Un coeur en hiver)

Es una maravilla de película. La manera en como está filmada, con el idéntico mimo que Stéphane y Maxime reparan violines. Una historia de desencuentros, de desamor, de la frialdad de los sentimientos. Brillantemente interpretada por el trío protagonista, Daniel Auteuil, Emmanuelle Béart y un como siempre magnífico André Dussollier.

La película está dirigida por Claude Sautet, en la penúltima película que dirigió antes de su fallecimiento.

La clase (Entre les murs)

Una película atípica dentro de una temática como la relación entre el profesor y su clase, rodada con un firme tono documental, se basa en el libro que el propio protagonista, François Bégaudeau escribió y cuenta como transcurre el día a día de una clase durante un curso, despojándola de los tópicos de otras películas de escuelas.

Las interpretaciones rebosan naturalidad y muestran muchos de los problemas que se pueden encontrar en cualquier escuela de una zona obrera. La película, dirigida por Laurent Cantet, se llevó la Palma de Oro, Mejor película extranjera en los Premios Independent Spirit, además de múltiples nominaciones incluyendo, a los Oscars, Cesar…

Moliere en bicicleta (Alceste A Bicyclette)

Esta película del director Philippe Le Guay, recibió tres nominaciones a los Cesar y es un duelo interpretativo entre Fabrice Luchini y Lambert Wilson en una historia de rivalidad entre dos actores de teatro cuando un prestigioso actor de teatro retirado recibe la propuesta por parte de un actor de telenovelas de representar “El misántropo”, obra cumbre de Molière.

En el momento que Tanneur ( Luchini) acepta se inicia un desafío con el otro actor en el que salen a relucir los egos de los dos actores En definitiva, una comedia ligera, sencilla y entretenida, quizás no apta por su contenido y forma para todo tipo de público, pero más que recomendable.

Frantz

Este Drama de François Ozon es una bellísima película, sobria, muy bien filmada con una excelente fotografía, remake del filme de Ernst Lubitsch.

En medio de la postguerra de la primera guerra mundial, un soldado francés va a visitar a la familia de un soldado alemán muerto en guerra, al que conoció. Las heridas abiertas y los rencores entre bandos se entrometen en una relación de amor.

Hay muchas más, caer en los clichés de que tal Cine es así y este otro cine es así es una manera de poder perdernos grandes películas, si bien hay que admitir que para gustos los colores y a uno no tiene por qué gustarle todos los tipos o estilos de cine.

Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!