El 2 de febrero de 1979, el infame bajista de Sex Pistols, Sid Vicious, fue encontrado muerto. Tenía escasos 21 años. A pesar de tener habilidades musicales más que dudosas, Vicious, cuyo nombre era John Simon Ritchie se unió a Sex Pistols a finales de 1977 después de que el bajista original Glen Matlock se viera obligado a abandonar el grupo y así se convirtiera en la caricatura de punk rock para los medios y posteriormente en un icono dentro de este movimiento que tanto influyó a finales de los setenta.

La carrera de los Pistols fue intensa pero muy breve. Solo sacaron un disco al mercado, el famosísimo Never Mind The Bollocks y poco después, fiel a su manera de ser, se disolvieron.

Solo Sid siguió la estela autodestructiva que pregonaban más en su esencia que por sus letras. Intentó hacer algo en solitario, pero su talento brillaba inversamente proporcional a su imagen.

Oscuridad al borde del final

El octubre anterior, Vicious había sido acusado del asesinato de su novia, Nancy Spungen. Fue arrestado y encarcelado en espera de juicio, con una fianza de $ 50,000. El dinero de la fianza fue presentado en parte por Richard Branson, el jefe de sello discográfico de la banda, y parcialmente por Mick Jagger, quien recientemente reveló su contribución de forma anónima.

Hubo especulaciones en el momento en que el asesinato de Spungen era en realidad parte de un frustrado doble pacto de suicidio que la pareja había hecho.

En medio de acusaciones de asesinato, adicción a las drogas y un aluvión de medios constante en busca de sensacionalismo, Sid no tardó mucho en este mundo. Después de ser liberado, sus problemas continuaron. Fue arrestado nuevamente en diciembre, acusado de asalto. Libertad bajo fianza una vez más y un encuentro con su madre, Anne Beverley, una yonqui, que vivía en Nueva York en ese momento.

A pesar de estar limpio durante tres meses, el atractivo de la heroína era, según los informes, demasiado fuerte y Vicious le pidió a su madre que le consiguiera drogas. El resultado fue catastrófico. Aunque Vicious había tenido alguna sobredosis antes, pero esta vez sería la última. Su cuerpo fue encontrado por su madre y su novia a la mañana siguiente.

La madre de Sid se suicidó en 1996.

"No siento nada más que dolor y pena y tristeza por Sid. Era alguien a quien realmente quería", dijo Lydon en el documental The Filth and the Fury. "Perdí a mi amigo. No podría haberlo cambiado. Era demasiado joven. Puedes mirar hacia atrás e ir, 'podría haber hecho algo'."

Esta canción le viene como anillo al dedo

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!