Se incluyen en la categoría de cortometraje a las películas con una duración inferior a 35 minutos.

Durante muchos años los cortos han vivido como los grandes desconocidos del panorama audiovisual. Este tipo de metraje está siendo cada vez más usado como recurso audiovisual para que directores y actores potenciales puedan lanzarse e involucrarse con mayor facilidad en el sector cinematográfico.

Las nuevas plataformas de difusión que han nacido gracias a la expansión del mundo internauta han puesto más sencillo el poder crear nuevos medios para usar como escaparate de los trabajos de los realizadores y artistas primerizos o menos conocidos.

Para mencionar un ejemplo reciente, me gustaría mencionar el fenómeno "Timecode", título del cortometraje rodado íntegramente el interior de las cámaras de seguridad de un garaje. La historia que se cuenta transcurre en la misma localización, donde dos trabajadores que solo coinciden 20 minutos al día logran crear su propia lenguaje para comunicarse. Estos personajes emplean un código de tiempo, como bien indica el nombre del cortometraje. Este sistema es tan curioso que logra sorprender al espectador.

De hecho, Timecode, dirigido y escrito por Juanjo Giménez Peña ha recibido sucesivas nominaciones y premios durante el último año, en festivales relevantes como:

Premios Oscar: Nominado a Mejor cortometraje de ficción

Cannes: Palma de Oro al Mejor cortometraje

Premios Goya: Mejor cortometraje de ficción

Premios Gaudí: Mejor cortometraje

Hoy en día este tipo de piezas audiovisuales siguen viviendo en su propio gueto, por eso, de alguna forma, estas nominaciones y premios ayudan a reivindicar este tipo de producciones que tan al margen se quedan respeto a los largometrajes.

En la mayoría de los casos, muchas películas parten de Cortometrajes y muchos directores empezaron haciendo este tipo de Cine para iniciarse en el sector audiovisual.

¿Logrará el cortometraje posicionarse entre los diferentes trabajos de los directores como un recurso por explotar más recurrente?

Personalmente, creo que el público será más asiduo a ver cortos, ya que estamos acostumbrados a consumir tv, series, cine a dos pantallas, lo que conlleva que aguantemos menos tiempo de visionado y en muchas ocasiones el tiempo de duración del corto se agradece.

Uno de los principales factores que determinan el éxito de difusión de los cortos como pieza audiovisual es la carencia de un mercado concreto para estas obras. Por eso, los circuitos de exhibición, diversos concursos y festivales son tan necesarios para poder apoyar y reconocer este género.

¡Qué viva el arte en todas sus expresiones!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!