El Cine español no es de medias tintas: o produce películas excepcionales o produce películas muy malas. No obstante, si hay un género en el que nuestro Cine destaca, es en la comedia. Muestra de ello son sus títulos, de entre los cuales hemos seleccionado cinco películas de risa.

"¡Bienvenido Mister Marshall!" (1953). Sí, ya lo sé, en casi todas las listas de películas españolas aparece esta cinta de Luis García Berlanga, pero es porque lo merece. Ya tuvo el hombre valor de estrenarla en plena dictadura franquista.

Un pequeño pueblo, Villar del Río, se prepara para la llegada de un rico americano, Mister Marshall. Es un gran acontecimiento, pues allí nunca pasa nada. El pueblo entero se moviliza, con su alcalde (Pepe Isbert) a la cabeza. Aunque está rodada en blanco y negro, es una película imprescindible.

"¿Qué he hecho yo para merecer esto!" (1984). Desde mi punto de vista, es una de las mejores películas de Pedro Almodóvar y también de nuestro cine. Es un retrato del lugar de la mujer en la familia tradicional española, en el que se muestra un emergente deseo de escapar de la cultura machista.

Gloria (Carmen Maura) es un ama de casa adicta a las anfetaminas y harta de trabajar limpiando para la calle. Su familia se compone de su marido, un taxista machista (Ángel de Andrés López) al que está sometida, sus hijos, uno de ellos camello y el otro chapero, su suegra (Chus Lampreave), que es adicta a la gaseosa y a las magdalenas, y una mascota: una iguana que se llama "Dinero". Además de esta familia tradicional, está la vecina de Gloria: una joven prostituta (Verónica Forqué) que es la única amiga de la sufrida ama de casa.

Con toda seguridad, "¿Qué he hecho yo para merecer esto!" es una de las mayores joyas del cine español.

"Amanece, que no es poco" (1989). Escrita y dirigida por José Luis Cuerda, es una de las mejores películas tanto del cine español como de todos los tiempos. Eso sí, solo le gustará a quien disfrute con el surrealismo.

Teodoro (Antonio Resines) es ingeniero y profesor en la Universidad de Oklahoma.

Es español y ha vuelto a su país porque ha decidido tomarse un año sabático. Su padre (Luis Ciges) le ha regalado una moto con sidecar. Así que padre e hijo están haciendo un viaje, el cual les lleva a un pueblo perdido en la montaña.

Cuando llegan al remoto pueblo, este parece fantasma. No es que esté abandonado, lo que pasa es que los vecinos están todos en la iglesia, ya que el cura da unas misas que son un auténtico espectáculo. Además, su llegada coincide con un importante evento: la celebración de las elecciones, en las que se elige, democráticamente, al alcalde, al maestro, al cura, a la puta, etc.

Pero Teodoro y su padre no son los únicos que han llegado a este pueblo remoto. En efecto, allí han llegado, además, un grupo de invasores, vecinos del pueblo del al lado, un grupo de estudiantes de una universidad estadounidense, unos disidentes rusos, pertenecientes a los Coros del Ejército y unos meteorólogos belgas.

"Año Mariano" (2000). O te encanta o te parece detestable. A mí me encanta. Esta película, escrita y dirigida por Karra Elejalde y Fernando Guillén Cuervo, es una blasfemia y un retrato de la España profunda que todavía pervive: la de estatuas de vírgenes, romerías, caciques, curas y guardias civiles con mala leche.

Mariano (Karra Elejalde) se dedica a reponer las máquinas de chucherías y los expositores de casetes de las gasolineras. Es un alcohólico amargado. Un día, mientras conduce borracho, sufre un accidente, quedando su coche empotrado en un árbol, que está en el centro de una plantación de marihuana, la cual está a punto de ser quemada por la Guardia Civil.

Los agentes queman la plantación y Mariano empieza a colocarse, debido al humo. De fondo, se escucha un programa de radio, "A solas con María". Debido a su estado, Mariano cree que la voz de la locutora es la virgen María que le está hablando.

Por la mañana, el pueblo sale en procesión, para pedirle a la Virgen que llueva y termine con la sequía. Entonces, se encuentran con Mariano, que sale del coche. Justo en ese momento, sin que nadie se percate, un ave de presa caza a una paloma y una gota de sangre cae sobre la mejilla de la estatua de la Virgen. Todo el mundo se arrodilla, pensando que la Virgen está llorando sangre.

Mariano es llevado al hospital y allí habla con una monja (Gloria Muñoz). Le cuenta que ha hablado con la Virgen y la monja lo saca al balcón, donde cuenta lo mismo a la gente del pueblo. Entonces aparece en escena Toni Towers (Fernando Guillén Cuervo), un showman.

Las alucinaciones de Mariano, el fervor desatado en la gente, junto con la ayuda de la monja y Toni Towers, convertirán al alcohólico distribuidor de casetes en un iluminado.

Una blasfemia desternillante que no deja a nadie indiferente.

"El gran Vázquez" (2010). Película muy poco conocida, dirigida y escrita por Óscar Aibar y protagonizada por Santiago Segura. Es una película biográfica que nos cuenta la historia sobre uno de los mejores dibujantes de tebeos españoles, Manuel Vázquez (Madrid, 1930 - Barcelona,1995).

La película nos sitúa en el Madrid de 1960. Manuel Vázquez es conocido como el "Gran Vázquez", debido a que sus personajes triunfan en las revistas de la Editorial Bruguera.

Vázquez es un personaje vivo: un moroso, un vicioso, un polígamo vividor, vago, etc. engaña y tima a todo el mundo a su alrededor,. Pero sus días de gloria están contados: la Editorial Bruguera decide poner un contable en la oficina que hará todo lo posible para que el Gran Vázquez "pase por el aro como todo hijo de vecino".

Un fiel retrato de una persona que realmente fue un personaje. Lo mejor de la película es que está basada en hechos reales: existió Manuel Vázquez y, según los que lo conocieron, hacía las cosas que se muestran en la película. No te la pierdas bajo ningún concepto. Además, conocerás algunos capítulos de la historia del tebeo español, los cuales son bastante desconocidos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!