Anoche fue día de nominaciones en la casa de GHVIP pero hubo un evento esperado tanto por los espectadores como por los concursantes: la entrada en la casa de Kiko Rivera. Los seguidores del Reality ya sabíamos que entraría él; por lo que respecta a los concursantes, estos se movían en el campo de la incertidumbre, elemento fundamental en Gran Hermano VIP. Pero vayamos por partes.

La expulsión de Los Chunguitos

Como había sido anunciado horas antes, Los Chunguitos fueron expulsados de GHVIP por decisión de Mediaset. Sus comentarios racistas y homófobos fueron la razón de esta decisión. Se disculparon en el plató, se justificaron y ya no abrieron la boca en toda la noche. Solo la hija de uno de ellos exigió, casi al final de la gala, que Víctor Sandoval fuera expulsado porque, en su opinión había insultado al colectivo gitano.

La entrada de Kiko Rivera en GHVIP

Kiko Rivera entró en la casa de Guadalix tras realizar dos pruebas que le convertirían en sirviente, si no las superaba, o en señor, si salía airoso de ellas.

Tenía que entrar en la casa y no ser reconocido por el resto de concursantes durante 45 segundos. Lo consiguió y entró como señor.

Su encuentro con Laura Cuevas y con Aguasantas era lo más esperado de la noche. En un principio, el encuentro con ambas fue cordial. De hecho, la segunda mostró una gran alegría al encontrarse con el hijo de la Pantoja. Sin embargo, la cordialidad con Laura Cuevas no tardó en desaparecer. A esta le tocaba ser esta semana criada y Kiko Rivera, que al entrar tenía sed, le pidió una "cola".

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Televisión

Pero hizo su petición de forma humillante: "Tráeme una cola, como en los viejos tiempos".

Esas desafortunadas palabras, propias de un desgraciado señorito andaluz, para alguien que ha mantenido una relación señor-criado real fuera de la casa de Gran Hermano VIP, son una grave ofensa. Y cualquiera que no vea esto es que desconoce la gran injusticia social y la asimetría que existe en Andalucía entre los señoritos y los campesinos.

De hecho, este tipo de humillaciones señoriales no son nada raras en esta despreciable casta y dicen mucho acerca de la repugnante condición moral de alguien que vive de las rentas de una señora que está en prisión por blanqueo de capitales. Ayer Kiko Rivera puso de manifiesto algo muy cierto: que es un señorito, venido a menos, con la misma chulería despreciable de los de su clase.

Y que conste que, por lo que a mí respecta, Laura Cuevas es una persona que me la trae realmente al pairo, pero las palabras de este niñato malcriado son una ofensa para cualquier andaluz con cerebro no-señorito. 

Noche de nominaciones 

Salvo algunas nominaciones que estaban pensadas, a muchos nominados les cayó el punto porque no eran conocidos para el que nominaba. En cualquier caso, los tres nominados de esta semana son Olvido Hormigos, Israel Lancho y Laura Cuevas. Esta última fue la que tuvo que sufrir el ser una desconocida para los demás, salvo para Fede, que dijo que no le gustaban las personas que sobredimensionaban alguna característica suya agradable.

En el caso de Laura, el italiano afirmó que era simpática e intentaba parecer más de lo que lo era realmente.

Pero el caso es que los concursantes no saben con una certeza absoluta si están o no nominados. Solo el público lo saben. En efecto, Kiko Rivera tenía una misión: contar los puntos y después comunicar al resto de concursantes de GHVIP quiénes habían sido nominados, valiéndose únicamente de sus propias capacidades intelectuales. Como era de esperar, "el pantojo" dio de sí todo lo que pudo dar.

así que, al menos, consiguió acordarse de dos de las nominadas: Laura Cuevas y Olvido Hormgios. No obstante, con el tercero erró, así que ahora Israel no sabe que ha sido nominado, mientras que Coman cree que sí lo ha sido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más