Si desarrollamos la conciencia del Testigo y nos ubicamos concientemente en nuestro núcleo silencioso, donde a todo se le da cabida, podremos observar las tensiones, el dolor o las ansiedades que sentimos en nuestro cuerpo-mente y no nos resistiremos tratando de evadirlas, sino que las enfrentaremos y aceptaremos como una parte de nosotros en estado de mejoría o desarrollo.

Más allá de nuestros pensamientos, sensaciones o anhelos, está el observador imparcial de todos ellos. El observador es inamovible, es la mente la única que da vueltas. El observador ni juzga, ni evalúa, ni rechaza ni aprueba, tan solo atestigua lo que la mente elabora.

El testigo interior no es la mente, ni el cuerpo ni tan siquiera el alma.

Solo observando a la mente, trascendemos el pensamiento. Cuando nos instalamos en el Testigo que observa, nos permitimos fluir en un estado de paz donde las cosas simplemente ocurren, nos desapegamos de ellas y ya no nos afectan tanto.

Ken Wilber señala: "Tengo un cuerpo pero no soy mi cuerpo. Tengo deseos pero no soy mis deseos. Tengo emociones pero no soy mis emociones. Tengo pensamientos pero no soy mis pensamientos. Soy un centro de percepción consciente, un testigo inmóvil de todos estos procesos". Mi cuerpo, mis deseos, mis emociones y mis pensamientos son parte de mí, pero no soy yo. Yo soy un testigo imparcial de todos mis pensamientos, mis emociones etcétera.

No negamos nuestro ego, pues forma parte de nosotros. Lo hacemos equilibrado, sano y alegre y desde ahí, avanzamos espiritualmente. Trascender el ego significa solo que debemos darnos cuenta que no es nuestra verdadera identidad pero que forma parte de nosotros. El espíritu no niega al cuerpo, ni a las emociones ni a la mente sino que las incluye.

No se trata de excluir las tempestades de la vida sino que sabemos que estamos aprendiendo y somos responsables de ellas y mientras duren navegaremos con tranquilidad. La ansiedad vive en la superficie del agua que se altera muy fácilmente mientras que las profundidades se mantienen en perpetua calma.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!