El día 26 de Junio de 20014, el Consello de la Xunta de Galicia acordó una encomienda de control para incendios forestales a la empresa pública SEAGA en la cual se insta a la citada empresa para la contratación de 125 brigadas para la defensa, prevención y extinción de incendios forestales.

Este año se habla de que las brigadas contratadas realizarán tareas de desbroce y limpieza además de servir como apoyo a las brigadas de la Xunta en la extinción de incendios forestales en zonas de alto riesgo e incendios cercanos a las viviendas.

A simple vista parece una gran noticia, lo que no se cuenta es que SEAGA y el comité de empresa no han llegado a un acuerdo sobre el protocolo de actuación durante la campaña de incendios 2014, protocolo exigido por la inspección laboral.

Los 500 de los que se habla, son trabajadores interinos por lo que no son nuevos efectivos si no que se trata de reincorporar a los mismos trabajadores de los últimos tres años. Trabajadores con unas condiciones laborales precarias pues su trabajo tiene una duración de tres meses, tiempo de cotización insuficiente para acceder a cualquier tipo de prestación.

Se trata de un colectivo heterogéneo conformado por hombres y mujeres con formación muy variada. Los menos son los que tienen la formación académica obligatoria, pues una amplia mayoría ha cursado ciclos medios y superiores de formación profesional relacionados con la actividad y un gran número de los restantes tienen formación universitaria en campos tan variados como la filosofía, la educación y una gran parte de estos últimos son ingenieros técnicos agrícolas y forestales.

Un dato curioso es que muchos de los puestos de peón, la categoría mas baja, están ocupados por gente con formación universitaria.

En las filas de los 500 existe una concienciación frente a los incendios forestales y la conservación de los espacios naturales fuera de toda duda, no se explica de otro modo que año tras año sigan realizando un trabajo en el que arriesgan sus vidas a cada minuto.

Encontrarse a diez metros de llamas que llegan a alcanzar los 25 metros de alto no es tarea para cualquiera, pues la temperatura y la presión son difíciles de soportar, aun así, todos los trabajadores que luchan contra esta lacra (hablamos de trabajadores de la Xunta, SEAGA, Concellos y empresas privadas) año tras año se dejan la piel para salvaguardar el medioambiente y, en algunos casos, vidas humanas.

Lo mas interesante no es la "contratación", si no las tareas a desempeñar. La realización de tareas de desbroce en época de alto riesgo no son las más adecuadas; en la realización de las mismas se utiliza maquinaria susceptible de provocar incendios, ya sea por medio de las chispas provocadas por los motores o las que se producen cuando las cuchillas de las desbrozadoras chocan contra piedras u objetos metálicos que se encuentran entre la maleza, amén de que estas máquinas necesitan combustible para funcionar, añadamos más riesgos, total.

Además, el ministerio de medioambiente en su decálogo para la prevención de incendios forestales incluye la recomendación de no utilizar maquinaria en los montes durante el período de máximo riesgo.

Desde las filas de trabajadores de SEAGA, los 500, se lleva ya varios años intentando la contratación de este servicio (limpieza y prevención) durante la época previa y posterior a la de máximo riesgo. De este modo sería mucho más efectivo pues se podrían realizar las tareas de la manera más eficiente, llegando a la época de máximo riesgo con un volumen de maleza susceptible de arder muy bajo, facilitando las tareas de extinción y, en algunos casos, evitando incendios que sin esta limpieza se producirían.

¿No es objetivo de la Xunta terminar con esta lacra que asola los montes Gallegos verano tras verano?, ¿No es objetivo de la Xunta terminar con la precariedad laboral de las gallegas y los gallegos?, ¿No es objetivo de la Xunta cuidar del maravilloso entorno del que disfrutamos? La respuesta ha de ser NO; no se explica de otro modo que los incendios ocurran año tras año, que el Monte Pindo (El Olimpo Galaico) se haya carbonizado casi por completo y que los 500 sigan trabajando única y exclusivamente tres meses al año.

Y si estos no son objetivos de la Xunta, ¿Cuáles son? Que cada cual piense lo que quiera pues al final acabaremos como siempre, acudiendo a nuestro particular refranero:

"Mexan por riba de nós en dicimos que chove"

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!