Un tren de mercancías que transportaba propileno ha descarrilado esta mañana en Vicálvaro, concretamente en la carretera que une al barrio madrileño con el término municipal de Coslada. Según informan, se habría producido un vertido en las instalaciones de Adif, por lo que los servicios de emergencia se han acercado al lugar de los hechos, debido a la peligrosidad de este material.

Los servicios de emergencia se han acercado al lugar del accidente

Al lugar ha llegado una ambulancia de SAMUR y dos vehículos de bomberos para conocer la situación y prevenir cualquier accidente. Asimismo, se espera a que técnicos especializados en este tipo de materiales se acerquen al escenario del accidente para poder evaluar los daños y tomar una decisión respecto a lo ocurrido.

Debido a los componentes del propileno, se ha recurrido a técnicos de Repsol que ya se encuentran presentes para esclarecer los hechos y retirar el material tóxico. Para evitar cualquier percance, de momento permance cortada el acceso a la R-3 que cruza Vicálvaro.

El tramo entre Vicálvaro y Coslada, muy discurrido por mercancías

De momento, no se ha informado de ningún daño material y personal, aunque se desconocen los motivos del accidente que han provocado el descarrilamiento a la altura del barrio madrileño.

Previsiblemente, las líneas de Cercanías que discurren por el tramo accidentado sufrirán retrasos durante la mañana y se alargarán hasta que se efectúen las tareas de mantenimiento y se asegure la zona. Hay que tener en cuenta que el trayecto que pasa por las estaciones de Vicálvaro es vía natural del transporte de mercancías.

De hecho, en el tramo entre Vicálvaro y Coslada, justo en las vías de tren donde se ha producido el descarrilamiento de los vagones con líquidos tóxicos, suelen almacenarse aquellas mercancías antes de ser transportadas a su lugar de destino.

El propileno es un líquido peligroso

El tren de mercancías descarrilado en Vicálvaro transportaba en sus vagones óxido de propileno.

Es un producto de la termólisis del petróleo, pero se separa del etileno a través de una destilación metódica a temperaturas bajas. Se trata de un líquido altamente inflamable que habitualmente es utilizado para la creación de plásticos, por lo que es uno de los materiales más comunes, siendo recomendado por la Organización Mundial de la Salud para estar en contacto con los alimentos una vez que el proceso de fabricación del plástico ha finalizado. Sin embargo, puede ser peligroso si se encuentra fundido y en ese estado entra en contacto con la piel o sus partículas llegaran a los ojos o al sistema respiratorio del afectado. Por ello, se han extremado las medidas de seguridad, ya que puede ser perjudicial.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!